Escrito por Raúl González Rodríguez

Psicólogo Clínico. Articulista de El Sol de Durango.

Cerró fuerte Jorge Salum

En previas colaboraciones un servidor ha plasmado que, desde que MORENA se enfrascó en sus conflictos internos, la contienda se había cerrado únicamente entre dos candidatos. Por una parte, José Ramón Enríquez Herrera que estrena la posibilidad de reelegirse, y por otra, Jorge Salum del Palacio, panista de cepa que es por hoy, el proyecto de José Rosas Aispuro Torres rumbo a la sucesión gubernamental. 

 

Durante toda la campaña Enríquez Herrera utilizó la victimización como bandera política. Acusó directamente y en múltiples ocasiones al mandatario estatal de querer “frenarlo a la mala” a través del Congreso del Estado, hecho que quedó únicamente en una sanción pública y en una multa por haber hecho uso de recursos del erario para promocionar su imagen que, dicho sea de paso, se encuentra desgastada por el ejercicio del poder. 

 

¿En qué momento pasó Enríquez Herrera de victima a victimario? Fue un error de cálculo, una equivocación el haber negado el uso de espacios públicos al PAN para su cierre de campaña. La marcha que encabezó Jorge Salum, fue un gran reflejo político, aprovecharon la oportunidad para posicionarlo como una víctima del gobierno ciudadano que de momento es presidido por el otrora panista Carlos Segovia. En política también un gol no anotado es un gol en contra y en múltiples ocasiones ha quedado muestra de que se puede cometer cualquier cosa por impensable que parezca, excepto una equivocación.

 

La marcha de cierre de campaña arrojó varias lecturas. Primero, el refrendo del respaldo de la dirigencia nacional del PAN en torno a la campaña de Jorge Salum del Palacio. Segundo, el músculo político con el que cuentan para el día de la elección, pues este tuvo aires de genuino. Asimismo, el hecho de concluirla en la unidad administrativa fue un reto lanzado hacia el gobierno ciudadano, como si simbolizara una orden de desalojo. A la par, se ratificó el respaldo del Gobernador y jefe político del PAN en el estado, José Rosas Aispuro Torres.

 

Nada es casualidad y menos en una campaña política, en donde todo comunica y a veces más que la forma importa el fondo, por ello, no es de extrañarse que también el candidato de MORENA haya acudido hasta la unidad administrativa a llevar a cabo el cierre de su campaña clausurando la unidad administrativa. Aunque en el discurso argumenta que clausura al gobierno del PAN, tratando de no desvincular a Enríquez de Acción Nacional, en el fondo parece más un “todos contra Enríquez”.

 

Nada está definido. Salum o Enríquez. Enríquez o Salum. La diferencia será la capacidad de movilización el próximo dos de junio, y en ambos lados cuentan con amplia experiencia en el denominado “día D”. Para los que somos ciudadanos de a pie, lo bueno de todo esto es que concluye la contienda electoral, que más que campaña política se asemejó a un circo, a un mero entretenimiento para esta civilización del espectáculo. 

 

 

EN EL TINTERO… Los suicidios van al alza en Durango. Ante ello, la autoridad calla y siguen minimizando en los hechos a la salud mental, cuyas instituciones en el Estado hacen esfuerzos aislados, con buenas intenciones, pero insuficientes…@raulgonzalezr

Escrito por Raúl González Rodríguez

Psicólogo Clínico. Articulista de El Sol de Durango.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)