Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Aispuro necesita a Esteban 

img_5623.jpg

José Rosas Aispuro Torres necesita de Esteban Villegas Villarreal para obtener la correlación de fuerzas políticas en la entidad, pues le tocará vivir la sucesión más adelantada de la historia política de Durango.

En efecto, desde el 6 de junio inició la carrera por la sucesión gubernamental de 2022, pues resurgieron dos cuadros políticos con alto potencial como lo son Leticia Herrera Ale y José Ramón Enríquez Herrera, personajes que siempre han acariciado el sueño de la gubernatura del estado. Esto implica que los alcaldes de las dos ciudades más importantes de la entidad empiecen a desdoblar una agenda intensa con miras a poder reelegirse, y de ahí estar en la palestra para el relevo de Pepe Rosas, que si bien se antoja lejano, no es óbice para que empiecen a construir sus respectivas plataformas.

Bajo este escenario, la presencia de Villegas en el plano de la política local, viene a mantener dividido al PRI el cual se encuentra en la disyuntiva de experimentar una regresión de 20 años o buscar un equilibrio entre todos los grupos que encabezan los exgobernadores, y el tricolor bajo este ambiente inestable, le permite a Aispuro a fortalecer al PAN que se encuentra situado en una ruta nacional de franco crecimiento.

Y es que la presencia de Esteban al querer asumir el liderazgo moral en el PRI no solamente revuelve más el ambiente actual sino que genera enfrentamientos de cara a la elección de 2018 para disputar el primer lugar en la fórmula de candidatos al Senado de la República, el cual le asegura el pase a la Cámara Alta por la vía de primera minoría y desde allí, estar en condiciones de volver a buscar la gubernatura en 2022, cuando se olvida que muchos querrán ese espacio como el propio García Barrón, Enrique Benítez, Otniel García, entre otros.

Con todo esto, Esteban no se da cuenta que le sigue ayudando a Aispuro, tal y como lo hizo con su exceso de confianza y ataques innecesarios durante la pasada campaña electoral así como el lunes negro en Canal 12; su presencia en medios, tratando de sacar provecho a los 300 mil votos que considera como suyos mas no de su partido ni de su jefe político, le permite al gobernador electo tener una importante correlación de fuerzas con la cual podrá caminar como ‘Moisés por el Mar Rojo’.

Es normal que Esteban no sepa lo que hace, dado que siempre estuvo acostumbrado a no batallar puesto que todo se le dio en bandeja de plata y ahora que no le salieron las cosas como se lo prometieron y se encuentra en una crisis existencial que sin quererlo, beneficia a Rosas Aispuro.

Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)