Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Aispuro y el 2017

IMG_4013.JPG

José Rosas Aispuro Torres cerró el año todavía con los remanentes del bonus social por encabezar el gobierno de la alternancia

José Rosas Aispuro Torres cerró el año todavía con los remanentes del bonus social por encabezar el gobierno de la alternancia, derivado del clamor poprular reflejado en las urnas el 5 de junio de 2016, sin embargo, la luna de miel está llegando a su fin porque se enfrentará a los siguientes factores:

  1. Evaluar su gabinete y demás integrantes de la administración pública. Si bien conformó un equipo en donde predominaron sus amigos y cuotas de los dos partidos políticos que lo postularon, dio paso a caer en la improvisación y los tiempos modernos de la gobernanza ya no toleran este tipo de situaciones, tales como funcionarios que sin empacho han declarado desconocer de los temas de las áreas que les fueron encomendadas pero que irán aprendiendo sobre la marcha; otros que jugaron soccer de niños y es el conocimiento que tienen del deporte y el caso más especial, el del Hospital Materno Infantil, cuyo director fue separado del cargo por la presión de las redes sociales.
  2. Mejorar su comunicación política y sus relaciones institucionales. Al gobernador le espera una crisis social por el tema del replaqueo, mismo que sus operadores no supieron manejar ni socializar y les estalló el problema antes de tiempo, por lo que al momento que inicie el cobro le esperan desde amparos hasta reclamos por esta medida y más por los malos augurios que en matera económica se esperan para 2017, a lo que hay que añadirle la gran cantidad de desempleados generados por despidos en mandos medios de la administración pública estatal, hecho considerado como un incumplimiento de sus promesas de campaña.
  3. Manejar con pinzas y de manera decidida el conflicto de la UJED. Pareciera que Aispuro quiere dejar correr el tema del cambio de rector en la Universidad Juárez, a cuanto aspirante a la rectoría se le acerca le dice que “adelante” y además, al menos 10 personas de su círculo cercano andan revolviendo las aguas al interior de la comunidad universitaria haciendo sondeos y amarres. El mandatario corre el riesgo de que se alborote el avispero y se presente otro movimiento antirrectorial como en 1986 y 1993, salvo que esa sea la intención para intervenir con justificación.
  4. Recomponer su relación con el alcalde capitalino. Es por demás evidente el distanciamiento entre el gobernador y el presidente municipal de Durango, quien anda en plena campaña para las rutas 2019 y 2022; esto fuera entendible si fueran de partidos diversos pero ambos abrazaron el mismo proyecto. De no hacerlo le espera un año incómodo sin contar con la rivalidad que tiene en el Congreso del Estado en donde carece de operadores así como de la mayoría.

Como podemos apreciar, a Rosas Aispuro le espera un año complicado en donde deberá contar con mucho oficio político para que su gobierno no comience a presentar fisuras.

Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)