Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Aispuro y su bandera contra la corrupción

Aispuro volvió a izar la bandera del combate a la corrupción, la cual ondeó durante su campaña electoral para gobernador de Durango. Ante esta situación, se enfrenta a los siguientes dos escenarios:

NOMBRAMIENTO DEL FISCAL ANTICORRUPCIÓN
El Sistema Local Anticorrupción se encuentra incompleto pues falta el nombramiento del fiscal de la materia. Para esto, Rosas Aispuro tendrá que replantear sus horizontes, consistentes en el cambio de operadores y enlaces legislativos así como en reconstruir sus relaciones con la bancada dominante en el parlamento local, ya que se tensaron luego del amparo promovido por Héctor García Rodríguez.
Si bien el titular del ejecutivo no tiene la obligación legal de consultar a la sociedad civil para formular su propuesta de Fiscal Anticorrupción, sería bueno que abriera el abanico de participación no sólo a los empresarios y colegios, sino a todos los sectores y actores de la sociedad, pero de una manera abierta, transparente sin el ominoso sobre cerrado, porque se atenta contra el espíritu del sistema.
Quizá Aispuro podría encargarle el desahogo de este tema a Carlos Maturino, pues es el funcionario de su confianza que conoce su forma de sentir y de pensar; pero todo indica que ya será hasta pasando el informe de gobierno.

ESCULCAR AL PASADO
Si bien el Gobierno del Estado ha emprendido la investigación y persecución de exfuncionarios y personajes ligados al sexenio anterior, es un tema que tendrá que seguirlo de manera permanente y no nada más con un elemento mediático rumbo a la presentación de su primer informe de actividades. La gente quiere ver que en verdad los responsables del supuesto saqueo al erario paguen en especie y en cárcel los delitos cometidos contra el patrimonio estadual.
Sin embargo, Rosas Aispuro además de proseguir con las investigaciones de los actos de corrupción en contra del Estado, tendrá que iniciar una política intensa para prevenir que su gobierno se corrompa y en un futuro le toque enfrentar a la justicia.
El gobernador de Durango arriba a su primer año de gestión con altas expectativas, si bien ha tenido complicaciones por la pluralidad de intereses y personalidades difíciles en su gabinete, aún cuenta con mucha aceptación popular, de manera que comenzará el segundo año de su mandato con la tarea de empezar a delinear su proyecto, de cohesionar su equipo así como en dar un manotazo a la mesa para que se acomoden las fichas de su tablero.

Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)