Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Aispuro y su jefatura política en el PAN

A ocho días de la celebración de la jornada electoral, el gobernador del estado, ha hecho notar su papel de jefe político del Partido Acción Nacional (PAN) en Durango, obteniendo el control total del blanquiazul, desplazando a Juan Quiñónez Ruiz, quien decidió emprender el éxodo a Movimiento Ciudadano en su calidad de alter ego de José Ramón Enríquez Herrera.

Además de los juramentos de lealtad de Rómulo Campuzano y Rodolfo Dorador, llama la atención que los candidatos a diputados locales han obedecido las estrategias de los operadores políticos con los que cuenta José Aispuro Torres, y cuyas acciones se han visto intensificadas en las últimas semanas.

Efectivamente, además de la fuerte presencia en medios de comunicación de todos los abanderados panistas, tenemos la entrega masiva de despensas así como el accionar de la maquinaria del estado para resolver demandas ciudadanas de manera exprés, las cuales son recogidas por los candidatos en sus recorridos y cuando escuchan malestares de la falta de alumbrado, baches, falta de mantenimiento a parques, espacios deportivos, de inmediato acude personal gubernamental a dar una solución pronta y expedita.

Esto se debe a que los candidatos y candidatas de Morena empezaron a registrar posicionamiento elevado en el humor del electorado, lo sorprendente es que sin hacer campaña, las encuestas de consumo interno del cuarto de guerra del mandatario estatal que encabeza Adrián Alanís, demostraban que la gente iba a votar por el partido de López Obrador sin saber quiénes son los candidatos a los demás cargos a disputar, de manera que pretenden evitar el voto en cascada a favor de los “primores”.

Aispuro necesita de la mayoría en el Congreso del Estado para transitar de manera tersa la segunda mitad de su periodo gubernamental, así como en fortalecerse al interior de Acción Nacional; esto lo ha llevado a mantenerse hasta cierto punto neutral y de perfil bajo en la elección presidencial, pese a que columnistas de periódicos nacionales lo ubican más en la trinchera de José Antonio Meade por su pasado priista y su amistad con Ernesto Cordero, que de lado de Ricardo Anaya pero se salva porque éste va arriba en las encuestas de preferencias electorales en toda la entidad.

Pese a todo, el gobernador lleva la de ganar, conoce al dedillo el manejo de elecciones, él mejor que nadie sabe cómo se mueven las voluntades populares días antes de la elección, lo demostró en las dos ocasiones en que fue candidato a gobernador, cuando de manera sorpresiva las líderes secciónales del PRI se movilizaron en favor de su causa.

En este tipo de menesteres le lleva ventaja al Dr. Enríquez, quien a pesar de contar con toda la estructura administrativa del Gobierno Municipal así como en grabar spots como líder de Movimiento Ciudadano pidiendo el voto para sus candidatos, no le alcanzará más que para recobrar el registro local y con él, las prerrogativas estatales así como en consolidar su plataforma para el 2022 como dueño de la franquicia naranja.

De mañana en ocho días, Rosas Aispuro comenzará a trabajar en las elecciones locales de 2019, su principal misión será recuperar el gobierno de la capital del estado, en donde jugará con sus cartas visibles como son Toño Ochoa, Jorge Salum (si es que no sucumbe ante Pedrito Ávila), Veronica Terrones y Jaime Mijares; descartaría a Carlos Maturino, porque su estilo es más andar tras bambalinas que en los reflectores y escenarios del espectáculo de la política.

Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Un Comentario en “Aispuro y su jefatura política en el PAN”

  1. Juventino Rodarte Solís.

    Muy buena descripción de la relación y de las posibilidades del uno con el doctor Enríquez.

    Reply

Deja una respuesta

  • (will not be published)