Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

¿Amaneció la UJED con rector?

Históricamente la Universidad Juárez del Estado de Durango ha tenido una dependencia económica y política del gobierno del estado.
Todos los gobernadores han desempeñado papeles específicos en la vida universitaria. Unos como salvadores, otros otros como mediadores, otros como interventores y otros como usurpadores, pero al final de cuentas la figura del titular del poder ejecutivo en la entidad es la que toma decisiones trascendentales para la vida institucional de la casa de estudios.

Todos los gobernadores han influido para que la Universidad Juárez cuente con infraestructura, recursos para sortear los compromisos de fin de año y no se diga en los emplazamientos a huelga, en donde el gobernador entrega recursos adicionales a los líderes sindicales así como la aportación extraordinaria para mejorar las prestaciones salariales de los trabajadores universitarios. 

Sin embargo, amor con amor se paga y por ello es que los gobernadores se sienten con la autoridad para disponer de la UJED de acuerdo a sus intereses políticos, que son para legitimar sus acciones con el reconocimiento de la rectoría hasta como disponer del patrimonio universitario. 

Esto ha sido siempre así, ha habido mandatarios estatales que han intervenido más que otros en el quehacer universitario. Unos dan el visto bueno a los rectores, otros han propuesto la elección de determinado rector ante los grupos de interés que convergen en la universidad y otros, sin empacho han impuesto rectores en un afán de tener el control absoluto de la institución.

Por ejemplo González de la Vega fue un gestor incansable para que la Universidad Juárez se transformara; José Ramírez Gamero resolvió el conflicto de la huelga de los 100 días y dio el visto bueno para que el oftalmólogo Jorge Ramírez fuera rector; Maximiliano Silerio propuso a un amigo suyo y un sobrino para controlar la Universidad; Guerrero Mier maniobró para que el sobrino de Silerio no llegara a la rectoría; Ismael Hernandez Deras, guardaba el recurso destinado a la UJED para salvarla del pago oportuno de los aguinaldos y por su parte, Jorge Herrera Calera a través de su hermano quisieron hacer realidad el sueño de catolizar a la Universidad Juárez mediante el control absoluto de todas sus áreas. 

Por todos estos antecedentes, es que la comunidad universitaria está esperando que el gobernador Jose Aispuro Torres, tome la decisión de intervenir en la imposición de un rector que sea afín a su persona y a su proyecto, nadie se mueve sino hasta esperar una señal clara e indubitable de que el mandamás de la entidad ya cuenta con un prospecto que releve a Oscar Erasmo García quien representa los intereses del régimen anterior. 

¿Quién puede ser rector? El que el gobernador Aispuro decida, siempre cuando negocie los espacios de la administración central universitaria con todos los grupos de interés como son los directores de facultades, directores de escuelas de nivel medio superior, los sindicatos, la Federación de estudiantes y los cabecillas de grupos del campus Gómez Palacio, y podrá ser mediante una elección abierta en donde la línea favorezca su candidato o bien, incurrir a las pantomimas del sexenio anterior en donde los directores declinaban en el Consejo Universitario a favor del enviado del gobernador. 

Por eso hoy nos preguntamos si los universitarios amanecimos todavía con rector, puesto que personas cercanas Aispuro filtrar que la permanencia de Erasmo era hasta que se concluyera la revisión del contrato colectivo de trabajo con los gremios de académicos y trabajadores administrativos, para luego entonces abandonar la rectoría en iniciar la transición a un rectorado aispurista.

Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)