Escrito por Antonio Bracho

Abogado litigante. Presidente de la asociación Jóvenes Abogados en Movimiento.

Ángeles y Demonios… Malas Enseñanzas.

¿De cuáles de los maestros que han pasado por tu vida recuerdas? Hay características personales que provocan los recordemos con más facilidad a unos que a otros, tenemos aquellos con un rol muy exigente, cuadrado en su forma de dar clase, algunos otros que se comportaban flexibles, empáticos, paternales que facilitaban nuestro paso por ese año escolar llenándonos de grandes experiencias y aquellos que si entrabas o no a clase era lo mismo, tu presencia no era necesaria en el aula para pasar de año, estos maestros mejor conocidos como barcos”; este 15 de Mayo que acaba de pasar de seguro recordaste algunos de ellos. 

La figura del maestro es vital en nuestras vidas, en Prescolar y Primaria llegan a convertirse para algunos literalmente en el padre o madre, ya que al estar en la escuela se hacen cargo de los niños que muchas veces carecen de atención y protección en su hogar. En Secundaria se llegan a convertir en confidentes, ya que con algunos se genera tal confianza que podías preguntarles sobre situaciones de las cuales nunca te atreverías preguntarles a tus padres. En Bachillerato se vuelven guías, ya que es normal que al perder el control en ciertas cosas por tu energía juvenil desbordada se acerquen a ti para llamarte la atención y te indiquen como controlar tus emociones. En Universidad y Posgrado se convierten en ejemplo a seguir y en colegas profesionales. Son personas que transitan en cada una de las etapas de nuestras vidas que van dejando algo de sí mismos quepueden transformarnos.

Lamentablemente también tenemos a los maestros que han denigrado esta noble profesión, ya que seguido vemos catedráticos sin vocación, sin espíritu de enseñanza en clases desangeladas, sin vida, donde todo son restricciones, números de lista, una calificación, no existen nombres, solo etiquetas, no existe una relación docente-alumno, sino solo un alumno con deficiencias.

El Pacto por México celebrado al inicio de la gestión del Presidente Enrique Peña Nieto buscaba sacar adelante las reformas que por muchos años quedaron en la congeladora por cuestiones políticas, y una de ellas, para  la más importante y fundamental para el desarrollo de nuestro país es la Reforma Educativa, es importante analizar qué beneficios reales podrían surgir y que tan incongruente resulta en las necesidades inmediatas que deben enfrentarse. En aquel entonces el INEGI realizo un Censo Oficial de Educación Básica que se dio a conocer a finales de Marzo del 2014, con el objetivo de dar a las autoridades educativas una idea sobre la situación en la que se encontraban estudiantes y docentes. En dicho censo sobresalían datos que impresionaba darse cuenta de algunas deficiencias que resulta absurdo que las autoridades no hayan solucionado,entre ellas se encontraban escuelas sin agua, sin drenaje, sin baños, sin energía eléctrica, incluso se manejaban cifras de que 15 de cada 100 alumnos no tenían silla para sentarse durante las clases y que el 10% de las escuelas no contaban con pizarrón.

La OED, Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, compuesta por 34 países miembros y de la cual México forma parte, actualmente monitorea a más de 222 países, y en su Panorama de la Educación 2014 evaluó a nuestro país por debajo del promedio de los demás que conforman a este organismo internacional. 

Según la OECD siguen siendo muy bajas las tasas de matriculación en el rango de 15 a 19 años de edad, los estudiantes en México tienden a abandonar la escuela prematuramente y algo de llamar la atención en México prácticamente se dobla el porcentaje de mujeres jóvenes que ni estudian ni trabajan.

En México los maestros de Secundaria dedican prácticamente un 40% más horas de enseñanza que los demás países de la OECD, algo que sería bueno considerar ya que los demás países equilibran ese tiempo en horas de planeación de lecciones, brindar asesoramiento, trabajar en equipo y en actividades de desarrollo profesional. 

La inversión en México en Educación es similar al promedio de la OECD, sin embargo ese dinero invertido de nuestros impuestos no se ven reflejados en traducir de manera eficaz las horas de clase en aprendizaje.

El tiempo pasa y la educación en México deja aún mucho que desear, parece que quieren tapar el sol con un dedo, la calidad  educativa en nuestro país está a la vista de muchos pero no queremos verlo, la falta de comprensión lectora, la capacidad de reflexión, de análisis y de iniciativa podemos verla proyectada en nuestra juventud quienes deberían ser los principales motores de un cambio, sin embargo parece como si esta capacidad estuviera anestesiada en una generación de apatía, de ninis y no existe un ¿por qué?, no obstante es un tema que al parecer ya quedo solucionado por nuestros legisladores ya que pocas propuestas de fondo vemos sobre esto en las campañas electorales que estamos sobrellevando.

Twitter. @AntonioBrachoM

 

Escrito por Antonio Bracho

Abogado litigante. Presidente de la asociación Jóvenes Abogados en Movimiento.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)