Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Casi el paraíso

Este politólogo francés, radicado en México desde hace poco más de 50 años, me sugirió que le diera lectura a la Novela “Casi el paraíso”, especialmente por la vigencia que tiene pese a que fue escrita por Spota a finales de la década de los 50

En una de nuestras charlas cafeteras en el Starbucks de Tlaxcala y Nuevo León, allá en La Condesa del DF, el Dr. Joseph Grillot, me recomendó que leyera a un clásico de la novela política como lo es Luis Spota, a quien aseguró haber tratado con bastante cercanía pues le arrimaba a políticos provincianos que anhelaban ser objeto de sus comentarios en su columna que publicaba en El Heraldo de México; entre ellos un duranguense que empezó a destacar políticamente en la década de los 70.

Este politólogo francés, radicado en México desde hace poco más de 50 años, me sugirió que le diera lectura a la Novela “Casi el paraíso”, especialmente por la vigencia que tiene pese a que fue escrita por Spota a finales de la década de los 50 y hacía énfasis en que iba a encontrar cómo la clase política mexicana sigue siendo la misma de entonces y sus moldes no han cambiado significativamente, de manera que siempre hemos vivido en un infierno pero con diferentes diablos, gracias a la renovación periódica de los depositarios del poder.

Sin más, me dirigí a la Cafebrería El Péndulo que se encuentra a unas cuadras del café en donde nos encontrábamos y localicé un ejemplar la novela referida, la cual la devoré en una semana por lo interesante de la vida que gira en torno al falso príncipe italiano Hugo Conti, que llega circunstancialmente a México y engaña a toda la clase política y empresarial de nuestro país, gracias a su cuento de ostentarse como integrante de la nobleza europea.

En esta obra literaria podemos advertir que el tiempo político se ha detenido en México, ubicaremos con facilidad a los políticos que en sus vidas pasadas fueron inquilinos de la pobreza pero cuando llegaron a un cargo público se enriquecieron sorpresivamente, para lo cual disfrutan exhibir su fortuna dándose de alta en los clubes más exclusivos y en armar fiestas con banquetes abundantes. En la actualidad podemos observar políticos que en sus vidas pasadas solo jugaban al cuatro o la matatena pero que hoy juegan golf en clubes exclusivos para la elite; y de niños solo montaban triciclos Apache, mas hoy se regodean en finos caballos por los valles de la localidad.

Spota consigna los ‘moches’ en las concesiones y licitaciones de la obra pública y través de su personaje Hugo Conti, que es un cínico seductor que con sus actuaciones principescas engaña a toda la clase política y casi les vacía sus fortunas mal habidas, con los cuentos de que los conectaría con los monarcas europeos para que sus linajes se extendieran y eso sucede en la actualidad, nomás que ahora los timadores no son príncipes sino agoreros que se cobijan con títulos de consultores, asesores o mercadólogos que se cuelgan muchos entorchados que nadie se atreve a investigar si son ciertos o falsos.

En “Casi el paraíso”, el príncipe Hugo Conti era como un vino, añejísimo y embriagador, pero dulce e irresistible al paladar; su magia se debía a los buenos consejos de su tutor el falso Conde Francesco quien le recomendaba que en su trato hacia los políticos se burlara de ellos, los hiciera sufrir y luego les obsequiara una sonrisa. Ácidamente le decía en uno de sus diálogos: “Los antepasados de los políticos mexicanos adoraban ídolos de piedra, ahora aman a los de barro, como tú, como yo, como a cualquiera que los engañe con una bonita mentira”.

El éxito de Hugo Conti se basaba en la siguiente fórmula: “Trata a tus amigos con cautela, por si alguna vez llegan a ser tus enemigos; y a éstos, con cortesía, por si con el tiempo llegan a ser tus amigos”. Por eso el Príncipe Conti decía que México era casi el paraíso y en la actualidad sigue siéndolo, nada que ver con Guatemala, país tercermundista cuya población se organizó para derrocar a su Presidente y Vicepresidenta por actos de corrupción.

Con esta entrega cumplo mi promesa que hice el miércoles pasado de hablar sobre esta novela que al igual que el profesor de la Universidad Benemérito de las Américas, Joseph Grillot, hago extensiva la recomendación a usted, amable lector y disfrute de este clásico que mantiene su vigencia.

lecturaspoliticas.com

@MtroDelaRosa

Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)