Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

El desgaste de las encuestas


A mi parecer las encuestas ya no son una herramienta imprescindible para medir las preferencias político-electorales, pues desde el momento en que éstas se convirtieron en elementos publicitarios perdieron la credibilidad que tenían.
Sin embargo, las personas que se dedican al negocio de las encuestas han buscado la manera de recobrar la confianza de la gente, pero no han podido ante la preponderancia del aspecto económico pues a muchos de ellos les ha sido más redituable elaborar encuestas a modo y a petición de parte, con fines neurológicos que exhibir mediciones serias y creíbles; esto es, se pretende más influir en la psique del electorado ya sea para que éste se vaya a la cargada o no vote por un partido candidato que vaya abajo en las preferencias.

Guillermo Valdés, director de una importante casa encuestadora, reconoció el día de ayer que los estudios y mediciones de las preferencias electorales volvieron a fallar en la elección 2015, especialmente en el caso de Nuevo León en donde la gran mayoría de los estudios de opinión daban por ganadora a la priísta Ivonne Álvarez. De acuerdo a sus evaluaciones, las encuestas fracasaron por las siguientes variantes:
1. Movimiento de intención de voto entre la fecha de levantamiento y la elección. Esto quiere decir que las preferencias fueron cambiando conforme avanzó la elección y más por la suma de actores empresariales, sociales y políticos a la candidatura de Jaime Rodríguez Calderón.

2. Ocultamiento del sentido del voto (no respuesta). La gente ya se toma en serio el derecho a la secrecía del voto y la preferencia del sentido de su sufragio prefiere mantenerlo en la intimidad.

3. Falseamiento en la respuesta a la pregunta de intención de voto. Esto puede ser como un juego del votante hacia con la encuestadora o bien por temor a que los encuestadores sean agentes encubiertos del partido dominante y pueda haber una reacción por ir en contra de su candidato.

4. Contexto polarizado de la contienda por los ‘push polls’ que son llamadas telefónicas mediante las cuales se desprestigian a los candidatos; estos telefonemas irritan mucho a la ciudadanía porque son molestados cuando están en la tranquilidad de su hogar.
De acuerdo al análisis de Valdés Castellanos, en Parametría no coincidieron los resultados en la encuesta de salida pues al momento del conteo rápido de votos se dieron cuenta que los votantes mantuvieron oculta su intención de votar por El Bronco. Ante el fenómeno de las candidaturas independientes -añadió- no hay manera de medir la intención de voto. La gente tiene miedo a decir que no va a votar por el PRI, y en Durango esto es algo que persiste por el control absoluto que ejerce el partido dominante, sobretodo en las estructuras burocráticas y el fenómeno acontecido en Nuevo León, se presentó en nuestra entidad en la elección para gobernador de 2010.

El objetivo de las casas encuestadoras, según el parecer de Guillermo Valdés, es encontrar nuevas metodologías pero éstas pueden seguir fallando por el fenómeno de los candidatos independientes así que podrían crear incertidumbre en la medición de las intenciones de voto como pudiera ser el caso de Durango, siempre y cuando a nivel gubernatura, alcancen lograr los requisitos tanto de elegibilidad como de procedencia personajes como Adán Soria, El Chino Arreola y Alejandro Campa.

Este fenómeno podría presentarse en el municipio de la capital, ya que dos ciudadanos como Juan Francisco Arroyo Herrera e Ignacio Aguado Hernández ya empiezan a armar su estructura desde la sociedad civil con el firme propósito de obtener el registro como candidatos independientes a la presidencia municipal, para lo cual requieren juntar aproximadamente 15 mil firmas de respaldo ciudadano, distribuido en la mitad de las secciones electorales, conforme a lo establecido por la ley electoral local.

Como podemos apreciar, las encuestas ya no son el referente infalible para adquirir luz en este tipo de cuestiones. Ahora en la víspera de la selección de la candidata o candidato del PRI al gobierno del estado todos hablan que van arriba en las encuestas pero no sabemos qué se miden en ellas sino la preferencia sobre quién le gustaría que fuera el candidato del tricolor o por quién votaría en el caso de que algún personaje fuera el abanderado; al final la verdadera encuesta será la que se practique en la oficina de Los Pinos y los encuestados sean Peña Nieto, Osorio Chong, Videgaray, Manlio Fabio y Emilio Gamboa, teniendo voto de calidad el primero de los mencionados.
lecturaspoliticas.com

@MtroDelaRosa

Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Un Comentario en “El desgaste de las encuestas”

  1. Lorenzo Simental

    Curiosamente, la encuesta de GEA, de Guillermo Valdés, fue una de las que más falló en Nuevo León.

    Reply

Deja una respuesta

  • (will not be published)