Escrito por Juventino Rodarte

Articulista del Periódico El Sol de Durango. Profesor Universitario Jubilado.

El futuro que viene.- Alianzas

             Una de las lecturas que se podrían obtener del resultado electoral en el Estado de México, es que sin alianzas partidarias se dificulta superar al candidato del partido en el poder, y más, como es el caso, que el presidente de la República es originario del mismo y gobernó dicha entidad de 2005 a 2011.
              Con resultados preliminares cercanos al cien por ciento de las actas, el candidato del Partido Revolucionario Institucional y sus aliados el Partido Verde Ecologista de México, el Partido Nueva Alianza y el Partido Encuentro Social, tenían un porcentaje de votos ligeramente superior al 33% de los sufragios emitidos, mientras que la candidata solo postulada por el Partido Movimiento de Regeneración Nacional, contabilizaba un poco más del 30 % de los mismos; ambas votaciones muy superiores obtenidas por los candidatos de los partidos restantes que compitieron (Partido de la Revolución Democrática, Partido Acción Nacional y Partido del Trabajo), al igual que MORENA sin mediar alianza alguna. El Partido Movimiento Ciudadano no participó en la contienda.

              Luego pues, de lo anterior se podría concluir que, si por ejemplo, se hubieran aliado MORENA y el PRD (ambos partidos que se dicen de izquierda) suya habría sido la victoria, la cual podrían haber estado cerca de obtener si se hubiera concretado la alianza PAN-PRD y que no se hizo porque una mano, al parecer invisible pero que no lo es tanto, interfirió para que la misma no se diera.

              En consecuencia, ante la creciente inconformidad ciudadana en contra del Partido en el poder en la presidencia de la República, a los partidos políticos les debe quedar claro que sin alianzas, no podrán derrotarlo para que otra vez se dé la alternancia, las cuales, por razones muy comprensibles, el partido dominante habrá de influir para que las mismas no se den, para lo cual aprovecharía la circunstancia de que el dirigente de MORENA y seguro candidato presidencial ya ha dicho que para 2018, tanto él como su partido participarían sin alianza, mientras que el PAN apenas podrá superar la división interna que se gesta por la candidatura para tratar de pactar una gran alianza para llegar otra vez al poder, y más si se toma en cuenta que los partidos Verde Ecologista de México, Nueva alianza Encuentro Social todo indica que estarán con el campeón hasta que pierda, mientras que el PRD enfrentará la postulación y luego la campaña presidencial en medio de un desánimo creciente que por ahora se detuvo ante los buenos resultados que Partido y candidato obtuvieron por sí solos en las elecciones en el Estado de México.

              El futuro para ganar dependerá de las alianzas. Por ahora, una candidatura independiente está descartada para participar y más para ganar.

              5 de junio de 2017.

 

Escrito por Juventino Rodarte

Articulista del Periódico El Sol de Durango. Profesor Universitario Jubilado.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)