Escrito por Juventino Rodarte

Articulista del Periódico El Sol de Durango. Profesor Universitario Jubilado.

El futuro que viene.- Atracción electoral

img_0096.jpg

Formal y legalmente, el pasado uno de noviembre se inició el proceso electoral para renovar a los integrantes de los 39 ayuntamientos de la Entidad,  que presenta la novedad de que sus integrantes podrán ser reelegidos en forma inmediata.

Tanto la Constitución federal como la local y, por ende, la legislación reglamentaria de ésta en la materia electoral, establecen que los miembros de los ayuntamientos y, por ende, los presidente de los mismos, solo podrán ser reelectos si fueren postulados por lo menos, por uno de los partidos que los condujo a la victoria en la elección precedente.

En el municipio de Durango, con trascendencia en el resto del Estado, se corre la versión tendiente a ser real, en el sentido de que el alcalde capitalino aspira a reelegirse para así, desde la presidencia municipal de Durango, proyectarse a su deseo que tiene desde el año 2004 en el cual inició su incursión en el terreno de la política: ser gobernador del Estado.

Tal pretensión del alcalde constituye una atracción electoral que ocupa el primer plano en la disputa por el poder, y deja muy atrás la presumible intención de la presidenta municipal de Gómez Palacio para también reelegirse, de tal suerte que la presidencia de dicho municipio, constituya para ella la plataforma que le permita buscar, al igual que el alcalde capitalino, la gubernatura del estado para el año cada vez más cercano de 2022.

La ubicación de los citados alcaldes se ubica en diferente plano debido a dos circunstancias.

La primera es que la alcaldesa gómez palatina no tendría problema alguno para que su partido, el Revolucionario Institucional, la postulare con miras a ser reelecta.

La segunda, que precisamente constituye la atracción electoral que da título al presente artículo, la constituye el hecho de que el presidente del municipio de Durango fue postulado por dos partidos a cuyo amparo registral (sin ser militante de ninguno de los dos) lo condujeron al triunfo: el Partido Acción Nacional (PAN) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD).

El alcalde capitalino es notorio que no solo se distanció del PAN sino que, incluso,  se confrontó con el mismo, toda vez que en el proceso electoral reciente para renovar a los integrantes del Poder Legislativo, recuperó el control del partido Movimiento Ciudadano (MC) y, al hacerlo, indujo e impulsó a militantes del PAN y que a la vez colaboraban y colaboran en su administración para que fueren postulados como candidatos a diputados locales, quienes, tal vez en mucho  o en  poco, contribuyeron a que disminuyera la votación del PAN, especialmente en el municipio que gobierna, y que, en cierto sentido, condujo a que aquel partido solo obtuviera en el municipio de Durango el triunfo en el distrito local número cinco.

Luego pues, se considera muy difícil y tal vez imposible que el PAN aceptare a postularlo para la reelección como presidente municipal, mientras que el PRD, por el efecto MORENA, prácticamente desapareció del contexto tanto municipal como del estatal, de tal suerte que por sí solo, a pesar de la alta aceptación del alcalde, no podría conducir a éste hacia la victoria.

Por supuesto que, en la ya larga trayectoria del alcalde (14 años), éste ha demostrado ser fértil en recursos tal y como lo fue el Ulises mitológico, de tal suerte que si los dados de la elección del nuevo dirigente nacional del PAN corren a favor de la fórmula (presidente y secretario) afines al ex candidato presidencial, podría gestionar y obtener que dicho partido lo postulare de nueva cuenta, y más si se concreta el triunfo, como todo indica que así será, de la fórmula citada que está apoyada por el senador poblano plurinominal y ex gobernador de su Estado, puesto que se comenta que el senador citado, intervino y fue factor clave para que se fincara la alianza para postular a la dupla (presidente secretario general), cuyo triunfo, se dice, lo llevaría a  que él fuere el próximo coordinador de los senadores del PAN, y por tanto, dada su fuerza política adquirida, la utilizaría para apoyar a su amigo el alcalde capitalino, en sus aspiraciones para la reelección.

Si bien es cierto que el alcalde capitalino llegó al senado por la vía de  primera minoría, también lo es que conserva un generoso haber en las preferencias electorales locales a pesar de todos los pesares de sus actos fallidos y de los señalamientos negativos en su gestión que ha recibido, y los cuales, al parecer le tienen sin cuidado.

Lo que seguramente sí le causa y le causará  aprensión y desasosiego, sería el hecho de que, en el caso de que fuere candidato otra vez a la presidencia municipal, ya no se enfrentaría al Partido Revolucionario Institucional que por ahora carece de una figura competitiva, sino que su rival sería el candidato que postulare el partido del presidente electo (MORENA), puesto que éste todavía podría ser beneficiario de los efectos del triunfo de aquél, y más, si se concretan, todas las promesas de campaña del presidente electo,  encaminadas a satisfacer a un alto número de electores que votaron por MORENA y sus candidatos el pasado uno de julio con los resultados muy generosos obtenidos conocidos por todos los interesados, y más, por todos los actores políticos, entre los cuales destacan, obviamente el alcalde capitalino.

Si el alcalde no pudiere ser  postulado, o bien que postulado no fuere reelecto, tendría la opción de recuperar su posición senatorial (se considera por la forma que ha operado,  que tendría la habilidad y el respaldo para hacerlo), y desde allí, desde un sitial superior y más decisivo e influyente, buscar satisfacer su ambición local: ser gobernador del Estado de 2022 a 2028.

5 de noviembre de 2018.

Escrito por Juventino Rodarte

Articulista del Periódico El Sol de Durango. Profesor Universitario Jubilado.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)