Escrito por Juventino Rodarte

Articulista del Periódico El Sol de Durango. Profesor Universitario Jubilado.

El futuro que viene.- Crisis existenciales

img_0466.jpg

Se considera que los partidos políticos predominantes en Durango viven inmersos en crisis existenciales, y que para superarlas, se desprende la opinión que requieren más de los servicios profesionales de un sicólogo que los oficios políticos de algún delegado enviado desde el centro.

Por supuesto, las crisis existenciales de los partidos es consecuencia del status de las dirigencias nacionales, con inclusión del partido ahora dominante.

Se parte del partido más longevo y que es el Partido Acción Nacional que nace en 1939, cuya dirigencia nacional enfrenta una severa división como nunca antes se había presentado, la cual no se salvará con la elección de los dirigentes el próximo mes de noviembre, y menos si gana el de la línea de sucesión del candidato presidencial pasado, puesto que el grupo contrario en el cual se ubica el ex presidente Felipe Calderón y su cónyuge, al perder su candidato, estarían casi en el dintel de la puerta de salida del partido construido por Manuel Gómez Morín cuyo nieto aspira a dirigir el partido que fundó su abuelo.

La división y el enfrentamiento aludidos y la fuerza y consistencia misma,  no se sienten ni presienten en Durango, como consecuencia a que el gobernador que triunfó bajo sus banderas, perdió el control tanto sobre la dirigencia como del partido mismo, cuyo presidente ni siquiera pudo llegar al Congreso del Estado por la vía plurinominal, y más si se toma en consideración que el grupo parlamentario del PAN-PRD tampoco se siente hacia el interior del Congreso, a tal grado que a veces se percibe ubicado en un cuarto lugar después de MORENA, del Partido del Trabajo y del Partido Revolucionario Institucional.

Por lo que se refiere al Partido Revolucionario Institucional, el efecto AMLO, derivado del rechazo y fracaso del presidente emergido de sus filas, a nivel nacional sus dirigentes se perciben débiles. La presidenta porque es sobrina de su tío y que ascendió a la presidencia desde la secretaría general que detentaba y no se considera que sea capaz de dirigir al partido hacia nuevos horizontes, y más si se toma en cuenta que tienen más fuerza y poder de interlocución con el poder en abstracto y el de los factores reales de poder,  los grupos parlamentarios de la Cámara de Senadores y de la Cámara de Diputados y sus respectivos líderes que actúan al alimón y en consenso, para lo cual no necesitan a la dirigencia del  Partido para operar en su propio beneficio,  y menos con el arribo del secretario general que carga sobre sus espaldas la pérdida a la gubernatura de su Estado Jalisco  en 2007. En Durango, el presidente estatal quiere dejar atrás el pasado y mirar hacia  el futuro, pero a pesar de sus esfuerzos, sus contrarios, que se niegan a reconocer las causas de la derrota pasada,  persisten en su idea que para avanzar o recuperar terreno,  se requiere su sustitución. Para ello el tiempo ya se agotó.

Del Partido de la Revolución Democrática no hay nada que decir, salvo que solamente falta por saber la fecha de su extinción a nivel nacional. En Durango prácticamente, si no ha desaparecido, por lo menos está en fuga hacia la nada.

El Partido del Trabajo y su dirigente subsisten gracias a la alianza con MORENA, pero su futuro no es nada promisorio puesto que carece de un número de militantes significativo y con liderazgo estatal que hace tiempo se agotó.

El partido en el poder, MORENA, al margen de que en Durango arrasó y que su candidato presidencial ganó con más del cincuenta por ciento de los votos, carece de una estructura nacional y estatal para operar en los próximos comicios, y su futuro político en Durango dependerá, en gran medida, del accionar del delegado general del gobierno federal, que tendrá en sus manos la conducción y la operación de los programas federales, principalmente los asistenciales los cuales  estarán a cargo de la futura Secretaría del Bienestar que suplirá a la Secretaría de Desarrollo Social. No estaría por demás que se precisara y se visualizara quién representa, representará y operará en el Partido en los tiempos por venir, para que así no se hagan “bolas” todos aquellos que, a pesar de su pasado, aspiran a sumarse al barco del vencedor

Finalmente, el Partido Movimiento Ciudadano  en Durango, está representado por el alcalde capitalino,  y se podría decir que es de su propiedad, en términos y condiciones similares de Enrique Alfaro Ramírez en el Estado de Jalisco, quien ganó la gubernatura basado en su propia fuerza y enjundia políticas.

El Partido Movimiento Ciudadano carece de una dirigencia y estructuras sólidas en Durango, de tal suerte que su futuro político dependerá exclusivamente del quehacer político y de las ambiciones del alcalde capitalino y de las alianzas que éste pudiere hacer con otras fuerzas partidarias o con organizaciones surgidas dentro del seno de la sociedad civil.

 

26 de octubre de 2018.

 

Escrito por Juventino Rodarte

Articulista del Periódico El Sol de Durango. Profesor Universitario Jubilado.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)