Escrito por Juventino Rodarte

Articulista del Periódico El Sol de Durango. Profesor Universitario Jubilado.

El futuro que viene.- Disputas en puerta

Pasada la parafernalia electoral por la disputa por el poder, los partidos que conservaron su registro, se aprestan a participar en la batalla siguiente, y que en Durango será por los treinta y nueve ayuntamientos del Estado.

Si persiste la tendencia de los resultados electorales en las pasadas elecciones, se podría concluir que los partidos que participaron bajo el amparo de la coalición Juntos Haremos Historia, el año próxima tendrían asegurada la victoria en todos los ayuntamientos.

Sin embargo, se reitera una vez más,  que todas las elecciones son diferentes, de tal suerte que  no necesariamente  tendrían asegurada la victoria los candidatos postulados por los partidos que integraron la coalición de referencia (se excluye obviamente el partido que no conservó el registro).

Por otra parte, habría que tomar nota que en la contienda por las diputaciones locales, el Partido Revolucionario Institucional no se alió con ningún otro parte, mientras que el Partido Acción Nacional, vía candidaturas comunes, celebró alianza con los partidos Duranguense y de la Revolución Democrática, puesto que el tercer partido aliado a nivel nacional por la presidencia de la República, postuló a sus propios candidatos.

El resultado electoral por los distritos estatales fue el siguiente: el PRI solo ganó un distrito (el 15), los aliados PAN-PRD-PD vencieron en tres distritos (distritos 5, 8  y 14), el PAN en dos de ellos (5 y 8) y el PRD (14), mientras que MORENA y el PT ganaron en los once restantes.

Sin analizar el contexto y los resultados de todos los distritos, solamente se tratará lo relativo a los municipios de Durango, Gómez Palacio, Lerdo, Santiago Papasquiaro y Pueblo Nuevo; municipios cuya suma del padrón electoral, fácilmente supera más del 50% del mismo.

Se considera que el PRI, solo o en alianza con otro partido, no podría ganar los municipios anteriormente citados, en razón a que, por una parte,  en todos ellos sus candidatos a diputados locales y cuya cabecera distrital está en la cabecera municipal de cada uno de ellos (con excepción del distrito noveno que está en Bermejillo pero que comprende el sector rural de Lerdo), quedaron en tercer lugar de los resultados electorales; y además, en el caso de Durango no se percibe a algún(a) militante con la fuerza y proyección no solo para ser competitivo(a) sino también para ganar. Para tal efecto, solo se visualiza la figura de la aún senadora de la República que llegó a la titularidad al pedir licencia la propietaria para contender y ganar la presidencia de Gómez Palacio. Antes de que ello ocurriera, la citada senadora se desempeñaba como diputada federal la cual obtuvo por la vía de representación proporcional.

En el caso de Gómez Palacio, habrá que esperar si la señora alcaldesa se atreve a buscar la reelección a pesar de que la votación de su partido y la de los aliados, los colocó en el  nada honroso tercero y último lugar. Ella podría tener posibilidades de ganar, pero si participare y ganare, quedaría la duda de que fue omisa para que los candidatos de aquéllos ganaran la elección pasada, en el entendido de que ello sucedió en los tres distritos con cabecera en la ciudad de Gómez Palacio.

Una situación similar se presentaría en el municipio de Lerdo que comprende dos distritos aun cuando  en uno de ellos, se ubican otros municipios, y que solo uno de ellos se localiza totalmente en dicho municipio. O sea, la señora alcaldesa, si pretendiera reelegirse, estaría más cerca de la derrota que del triunfo, y por ahora no se identifica a un candidato o candidata con fuerza para detener y superar la avalancha MORENA-PT que con seguridad continuará y/o preservará en las elecciones municipales del próximo año.

En el caso del municipio de Santiago Papasquiaro, la cabecera del distrito era la cabecera municipal y la candidata perdedora en el distrito es esposa del aún diputado local por el distrito correspondiente (distrito séptimo) y quien, se comenta,  aspirara  a ser el próximo presidente de Santiago Papasquiaro. No se pasa por alto que por la circunstancia citada, más el hecho de que los candidatos de los partidos Revolucionario Institucional y Acción Nacional, se han alternado en el ejercicio del poder municipal.

Todo lo contrario a lo expuesto con antelación, en el municipio de Pueblo Nuevo, cuya cabecera es El Salto y, que, además, es la cabecera distrital (sexto), el PRI o el PAN podrían ganar la elección ya que con anterioridad han gobernado el municipio, en el cual se disputan intereses muy particulares que solamente competen al ámbito municipal, y más que se sabe que en el municipio de referencia, no existe una estructura partidaria más o menos sólida para operar y ganar el municipio, lo cual solamente sucedería si prevalece la fuerza de AMLO y de MORENA-PT, que, aliados constituyeron el  factor del triunfo de la coalición conformada (Juntos Haremos Historia) en las pasadas elecciones y  causantes de la derrota de los candidatos de aquéllos.

En los 34 municipios restantes, más que intereses generales, estarán en juego los intereses personales y de los grupos dominantes en cada uno de  ellos.

20 de julio de 2018.

Escrito por Juventino Rodarte

Articulista del Periódico El Sol de Durango. Profesor Universitario Jubilado.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)