Escrito por Juventino Rodarte

Articulista del Periódico El Sol de Durango. Profesor Universitario Jubilado.

El futuro que viene.- Efectos colaterales

En el transcurso de la historia de Durango posrevolucionaria, se ha establecido que, por diversas circunstancias y en diferentes tiempos, el Estado ha sido marginado de los planes y de los recursos de la federación para la contribución y construcción de las obras de infraestructura básica e imprescindible para el desarrollo armónico y compartido de la Entidad, marginación que no se ha dado cuando ha habido cierta relación, vinculación, compromiso o amistad entre los titulares de los poderes ejecutivos tanto federal como local. Ejemplos se podrían citar varios en ambos sentidos, lo cual no viene al caso para lo que ahora se plantea.

Lo anterior viene a colación ahora que está en marcha el proceso para que la Cámara de los Diputados del Congreso de la Unión, apruebe el presupuesto de la Federación para 2018, que tomará como referencia principal el proyecto presentado por el Presidente de la República y que habrá de incluir las participaciones federales correspondientes a las entidades federativas, y las cuales corresponden al principal ingreso anual de las mismas, que tiene como sustento la ley federal de coordinación fiscal que confiere al gobierno federal las principales fuentes de impuestos, que al apropiarse de las mismas, de tal manera y a tal grado, a los estados y a los municipios les corresponden solo fuentes impositivas secundarias cuya cuantía de recursos generada es marginal en relación a la que constituyen las participaciones federales aludidas.

Lo anterior es así dentro del contexto (se podría decir) de la república federal centralizada que es nuestro país, en razón a que aquélla, además de quedarse y explotar las principales fuentes impositivas, cada día asume más facultades legislativas ya fuere en forma expresa, o bien implícita por conducto de la expedición de leyes generales a cuyo contenido, las legislaturas locales se deben de apegar a la hora de legislar en el ámbito territorial que les corresponde, o bien, al establecer la descentralización de las acciones del estado federal, pero en forma concurrente y coordinada con los estados y municipios.

Luego pues, para tener los recursos suficientes para atender los planes y programas estatales, así como las demandas de los gobernados, las entidades requieren de la participaciones federales, cuyo monto está en relación directa a la fortaleza o debilidad de cada una de ellas, de tal suerte, que las más solventes, ricas y prósperas en las principales actividades propias de la región o del estado, requerirán menos recursos que las que posean características contrarias a las citadas.

Durango forma parte del segundo grupo, y dentro de éste todavía se le sitúa en un contexto de mayor precariedad, lo cual ha traído como consecuencia que, a partir del año 2000 cuando se dio la alternancia, los titulares de los poderes ejecutivos locales, de la mano de los legisladores federales, principalmente de los diputados, negocien o bien con el titular del ejecutivo y de su dependencia operadora (la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, o bien gestionen en el interior de la Cámara de los Diputados, para que, en la configuración, diseño y construcción del presupuesto de egresos, en el mismo se incrementen las participaciones federales, principalmente en rubros que demandan un mayor número de recursos en relación directa a la debilidad institucional o a la precariedad de la economía estatal y a los requerimientos de los gobernados.

Las peticiones y gestiones se hacen, pero los resultados no siempre son satisfactorios y menos en el momento requerido, ya que no solamente Durango, sino las otras treinta y un entidades federativas actúan en la misma forma, aun cuando algunas de ellas tienen recursos impositivos muy relevantes pero que no desdeñan el ser favorecidas con recursos adicionales, y más cuando normalmente los mismos son visualizados y destinados a sostener el ritmo creciente de sus actividades económicas.

Ahora bien, el proyecto de presupuesto fue presentado en la Cámara de los diputados el pasado 8 de septiembre y deberá aprobarse a más tardar el 15 de noviembre, fecha en la cual, también deberá presentarse el proyecto de iniciativa de la Ley de Ingresos de la Federación también ante la misma Cámara que constitucionalmente es considerada como la cámara de origen, mientras que la de los Senadores sería y será la revisora.

El rito de gestoría anual ya se ha iniciado; sin embargo, las entidades federativas y sus respectivos legisladores deberán de afrontar el efecto colateral consistente en el hecho que tendrán prioridad en la repartición de recursos federales, las entidades dañadas por los sismos del 7 y del 19 de diciembre del presente año, lo cual, se traducirá en el hecho inevitable de que los entidades no afectadas por los fenómenos telúricos, tendrán poco o nulo margen para pedir y obtener más recursos para el año que viene, y una de ellas es precisamente Durango.

Luego pues, el gobernador del Estado, deberánde multiplicar sus esfuerzos y gestiones para que Durango y los municipios citados, resulten lo menos perjudicados en lo que a disminución de recursos se refiere, provenientes de la distribución de participaciones federales y en recursos destinados a programas específicos.

La no disminución de participaciones federales recibidas en 2017 sería un éxito en las gestiones que se hagan, y un incremento, por más mínimo que fuere, sería una gestión muy laudable.

Prueba que el gobernador del Estado deberá afrontar y es deseable pueda superar, aún a sabiendas de las prioridades que constituyen los estados y gobernados perjudicados por los sismos citados, así como el hecho insoslayable que pertenece a un partido que no constituye la mayoría hacia el interior de la Cámara de los Diputados.

2 de octubre de 2017.

Escrito por Juventino Rodarte

Articulista del Periódico El Sol de Durango. Profesor Universitario Jubilado.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)