Escrito por Juventino Rodarte

Articulista del Periódico El Sol de Durango. Profesor Universitario Jubilado.

El futuro que viene.- El reparto de diputados locales

En el proceso para integrar las listas de candidatos de los diputados locales por la vía de representación electoral, y con mayor énfasis, durante el transcurso de las campañas, se ha insistido por propios y extraños, más por éstos que por aquéllos, el poder determinar con antelación cómo se distribuirán las diputaciones por la vía mencionada,  y sobre todo, quiénes (partidos y candidatos) serán los beneficiados.

En el universo de los partidos políticos que pretenden alcanzar diputaciones por la vía plurinominal, convergen diez partidos que concurren en forma diferente a su participación en la contienda por la presidencia de la República, y de los cuales nueve tienen registro nacional y el restante tiene la calidad de partido local.

De los diez partidos aludidos, cuatro de ellos postularon candidatos uninominales por la vía de mayoría relativa (PAN-PRD y MORENA-PT) bajo la fórmula de candidaturas comunes (los votos se sumarían para disputar el triunfo por la vía de mayoría relativa, pero que por la vía plurinominal solo se sumarían al partido por el cual se hubiera emitido el voto), y los diez registraron listas para poder tener derecho al reparto de diputados plurinominales, y todos ellos debieron registrar por lo menos once candidatos para competir por la vía de mayoría relativa.

De manera muy general, se tratará de establecer ciertas bases para saber hacia dónde se podría inclinar el reparto de las diputaciones locales plurinominales.

La primera, como consecuencia de los resultados electorales, los partidos políticos, para poder tener derecho al reparto de diputaciones de representación proporcional, deberán obtener por lo menos el 3% de la votación estatal emitida en la circunscripción única conformada por el territorio estatal, la cual se obtiene de la resta del total de votos depositados en las urnas, de los votos nulos, de los votos emitidos a favor de candidatos no registrados y de los votos emitidos pro partidos y candidatos que no hayan obtenido el porcentaje de votos referido.

Obtenida la votación estatal emitida, ésta servirá para obtener el cociente natural y que es el resultado de dividir aquélla entre el número de diputaciones a distribuir (diez), y el cual, es normal que sea muy superior al total de los votos equivalentes al porcentual del 3 por ciento, y por ende, el obtener éste no conducirá a garantizar un diputado  a todos los partidos que hayan obtenido el porcentaje de votos citado.

Para facilitar la comprensión de la fórmula de distribución, a guisa de ejemplo, se partiría del hecho de que la votación estatal emitida sería de quinientos mil votos, que divididos entre diez diputados, arrojaría un cociente natural de cincuenta mil (votos).

Ahora bien, de los diez partidos con pretensiones de obtener por lo menos un diputado por la vía de representación proporcional (PRI, PAN, PRD, PT, PVEM, PANAL, MC, MORENA, PES y PD), en el tiempo histórico de la existencia de diputados locales de representación proporcional, no todos los partidos mencionados han podido obtener el cociente natural para tener derecho por lo menos a una diputación plurinominal. Y más si se toma en consideración, que en elecciones pasadas, se establecieron coaliciones (operadas por el PRI) que establecía la concesión de votos para que todos los partidos coaligados obtuvieran por lo menos un diputado (que llegaron al extremo de prestarse candidatos); coaliciones que en el caso presente no se hicieron, de tal manera que cada partido se atendrá exclusivamente a los votos captados para tal efecto.

En una visión más  cercana a la prestidigitación, a la ilusión y a la apariencia que a la razón,  se podría establecer que tal vez, de acuerdo al pasado y a la correlación de fuerzas existentes,  solamente cuatro partidos podrían alcanzar el cociente natural (PRI, PAN, MORENA y PT) y a los cuales se podrían agregar dos más (PANAL y MC). Los tres restantes (PVEM, PES y PD) estarían muy distantes de obtener los votos del cociente natural.

De los cuatro partidos aludidos, más los otros dos probables, la votación obtenida por cada uno de ellos ¿les permitirá obtener el cociente natural?, y si así fuere, ¿cuántas veces el cociente natural estará contenida en la misma? Del resultado dependerá el número de diputados obtenido por la vía de representación proporcional, en el entendido que, en caso dado, se tendría que hacer un ajuste para que no se diera la sub representación partidaria, consistente en tener un número de diputados menor al porcentaje de votos establecido en la legislación.

En el caso que no se hiciere el reparto total de diputados en la forma establecida, los restantes se repartirían por la fórmula del resto mayor, y por esta vía, es posible que más de un partido obtenga una diputación.

Con suerte, en el análisis expuesto podría haber incurrido en algún error de omisión o de apreciación, por lo que a los interesados se les recomienda analizar los artículos del 281 al 285 de la Ley Estatal de Instituciones y Procedimientos Electorales.

El ejercicio que no falla en la distribución de diputados plurinominales es que el que se sustenta en los votos duros que arroje la contienda electoral

18 de junio de 2018.

Escrito por Juventino Rodarte

Articulista del Periódico El Sol de Durango. Profesor Universitario Jubilado.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)