Escrito por Juventino Rodarte

Articulista del Periódico El Sol de Durango. Profesor Universitario Jubilado.

El futuro que viene.- El ritual

El día de hoy, a la vieja usanza que prevaleció en la segunda mitad del siglo XX, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) que detenta el poder, lanzó el día de hoy la convocatoria para elegir a su candidato a la presidencia de la República, lo cual se hará a través del método de convención de delegados previamente aprobado

A diferencia de otros sexenios, en los cuales, casi en automático, se publicaba la convocatoria para inmediatamente dar a conocer el nombre del hombre quien sería el candidato.

Ahora no se dio tal inmediatez, salvo que el día de hoy o tal vez mañana o el próximo domingo se dé a conocer el pronunciamiento, por los entes partidarios indicados, a favor de alguno de las precandidatos en su momento identificados por el líder camaral priista en la Cámara de los Senadores o por alguien identificado a última hora o en los días por venir.

De acuerdo con la convocatoria divulgada y el boletín generado para dar a conocer la emisión y su contenido, los aspirantes deberán registrarse el domingo 3 de diciembre próximo ante la Comisión Nacional de Procesos Internos del Partido quien tiene la encomienda, primero, de decidir quién o quiénes de los registrados satisfacen los requisitos estatutarios y señalados en la convocatoria, para luego regular la forma y términos de la precampaña que iniciará el 14 de diciembre del presente año y concluirá el 11 de febrero del año próximo, para con posterioridad convocar y organizar la convención de delegados que tendrá lugar el 18 de febrero de 2018, en la cual aquéllos habrán de tomar la decisión y elegirán al candidato de su partido para que compita por la presidencia de la Republica, en una campaña que se iniciará el 29 de marzo y culminará tres días antes de la elección que tendrá lugar el 1 de julio, ambas fechas de 2018.

Luego pues, se podría deducir que la decisión de quién decide y decidirá quién será el candidato presidencial, o bien, que si ya se decidió,  el nombre del hombre quedará por varios días guardado “in pectore” de quién tiene el poder partidario de la decisión, o si no lo ha decidido, ello ocurrirá a más tardar el citado 3 de diciembre.

Sin embargo, no se pasa por alto dos hechos o circunstancias que podrían ser equívocas las dos o, por lo menos, una de ellas.

La primera (no creíble) es la especie de que el presidente del vecino país del norte ya externó quién quiere él que sea el candidato por así convenirle al ejercicio de sus mandato y, por tanto, a los intereses de sus representados, y que ha generado ciertos visos de veracidad porque, el señalado, es el que ha estado mejor ubicado de los precandidatos priistas no solo como el más conocido sino también en el lugar número uno de  las encuestas preferenciales.

Tal circunstancias implicaría en automático el rechazo de todos aquellos patriotas o “patrioteros” que manifestarían su rechazo a la imposición del candidato sugerido por el mandatario estadounidense, pues si bien es cierto que en la elección presidencial se considera que siempre han estado presentes la influencia y los intereses de “los buenos vecinos”, nunca se ha dado a conocer y ni siquiera se han filtrado con signos unívocos.

La segunda circunstancia lo constituye el hecho de los elogios vertidos por el canciller a favor del Secretario de Hacienda y Crédito Público, en el sentido de ser un hombre muy talentoso y preparado y que con él está garantizado el “rumbo y la estabilidad del país”; declaración que el presidente de la República, sin mencionarla, ya rechazó al decir que el Partido es el que decide quién es y será el candidato.

Por supuesto, algún analista político ha opinado que bien no podría ser el candidato ni el identificado por el mandatario norteamericano  ni el señalado por el canciller.

La decisión se sabrá a más tardar el 3 de diciembre próximo, pero podría ser antes.

El ritual es el ritual. Hay que esperar a ver cómo se desarrolla, cómo culmina y quién es el hombre, que será, eso sí, sin duda alguna, candidato de la unidad.

24 de noviembre de 2017.

Escrito por Juventino Rodarte

Articulista del Periódico El Sol de Durango. Profesor Universitario Jubilado.

Un Comentario en “El futuro que viene.- El ritual”

  1. Cruz felipe ruiz

    Quién decide es Don Salinas de Gortari. Ya se vio muy claro al salir a escena

    Reply

Deja una respuesta

  • (will not be published)