Escrito por Juventino Rodarte

Articulista del Periódico El Sol de Durango. Profesor Universitario Jubilado.

El futuro que viene.- Escenarios electorales La marca de la casa III

El escenario electoral por el distrito electoral  local III representa características  muy propias distintas a las que prevalecen en los distritos locales restantes con cabecera en la Ciudad Capital.

La más significativa, sin duda alguna, es que el candidato del PRI lo es el candidato que disputó la presidencia municipal apoyado por una coalición presidida por el partido citado y que perdió frente a la candidatura común, apoyada por los partidos PAN-PRD-MC, con una diferencia significativa de votos, pero que en el ámbito distrital número III por la disputa por la presidencia,  fue la menor en relación a la arrojada en los distritos restantes, lo cual constituye la principal motivación para que el PRI haya decidido postularlo por ese distrito y que el candidato en cuestión haya aceptado, en forma por demás complaciente, ya que considera que tiene todo para ganar y regresar al Congreso del Estado por tercera ocasión, pues fue diputado de mayoría de 2007 a 2010 y de representación proporcional de 2013 a 2016; y además, fue oficial mayor del Congreso de 2004 a 2007. En otras palabras, tiene tablas para ser y así conservarse vigente como cuadro priista para los tiempos electorales por venir a partir del próximo año, en el  cual habrán de renovarse las presidencias municipales. Todo ello a pesar del declive de su partido cuya marca no rinde buenos dividendos.

Su optimismo se refuerza con el hecho que lleva como suplente a un militante con larga experiencia partidaria,  que fue dirigente municipal del PRI en Durango y es bien visto y recibido por la militancia del mismo.

La otra característica no palidece ante la citada, toda vez que el candidato del PRI lleva como contrincante a la vencedora en 2016 y que aspira a la reelección por el mismo distrito, pero ahora solo con el apoyo vía candidatura común de los partidos PAN-PRD, pues el partido MC  se cuece aparte, tal y como ya se ha mencionado en los escenarios I y II.

La candidata en cuestión está confiada en el triunfo por varios razones: conoce el distrito,  regresó al mismo como diputada por la vía de la gestión, hizo un muy buen papel en el ámbito legislativo, es muy buena oradora y sus discursos suelen ser de contenido con sentido, todo lo cual conlleva a considerar que los partidos postulantes y el mismo titular del Poder Ejecutivo del Estado,  especialmente éste, desearían que fuera reelecta  para el  periodo legislativo 2018-2021.

En un plano secundario, habría que estar al tanto de la campaña del candidato del PVEM, partido este que decidió que la mayoría de sus candidatos a diputados locales tuvieran un perfil positivo para captar votos que lo fortalezcan electoralmente, apoyados en lo que el partido representa como defensor del medio ambiente y enemigo acérrimo de la contaminación que forma parte tanto de sus principios como de su programa de acción.

Además, en un contexto también secundario, habría que observar la campaña del candidato del partido MC, quien tiene todo el respaldo del candidato a senador por la coalición PAN-PRD-MC (Por México al Frente), y que pretende consolidar su base de acción partidaria con miras a tener un soporte electoral propio para sus proyecciones político-electorales, ya que para nadie es desconocido que aspira  a ser candidato y vencer en las elecciones para gobernador del Estado en el año cada día más cerca de 2022.

No se considera que los candidatos de los partidos PVEM y MC pudieren resultar vencedores, pero sí es por demás interesante conocer en su momento  sus ganancias en electores y la identificación partidaria con éstos para los tiempos políticos futuros: 2019, 2021 y 2022.

La disputa por la diputación solo podría darse  entre el candidato del PRI y la candidata apoyada por los partidos PAN-PRD vía candidatura común. Al respecto, no se pasa por alto que el primero no tendrá el apoyo de los partidos PANAL y PVEM como era ya tradicional, mientras que la candidata no tendrá el apoyo del MC que sí lo tuvo en 2016. Sin embargo, no se puede descartar un posible triunfo de la candidata de MORENA y del PT por la vía de la candidatura común, debido a dos factores nada despreciables: la fuerza de AMLO la podría catapultar al triunfo, y  además, que tendría el apoyo de militantes de su otrora partido (PAN).

Sin descartar a la candidata citada,  se podría considerar que  la victoria estará entre la candidata  de la marca de  la casa y el candidato del PRI cuya marca ya no es lo que durante mucho tiempo fue.

Luego pues, es por demás interesante estar pendiente del resultado electoral, principalmente porque el gobernador del Estado le interesa sobremanera tener el mayor número posible de diputados afines a su proyecto de gobierno.

1 de junio de 2018.

Escrito por Juventino Rodarte

Articulista del Periódico El Sol de Durango. Profesor Universitario Jubilado.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)