Escrito por Juventino Rodarte

Articulista del Periódico El Sol de Durango. Profesor Universitario Jubilado.

El futuro que viene.- Especulaciones distritales

Ahora que las tres fuerzas contendientes ya establecieron cómo se elegirán sus candidatos a senadores y diputados, bien vale la pena subirse al carrusel de las especulaciones que surgen, unas con mayor insistencia y consistencia que otras, acerca de cual  fuerza pertenecerán los candidatos que resulten vencedores en el Estado de Durango en las elecciones del 1 de julio del año por venir.

El partido que detenta la presidencia de la República, por conducto de su dirigente estatal, ha sostenido que conservará las posiciones legislativas obtenidas en 2012 por lo que  se refiere a los senadores (dos de mayoría) y a las cuatro diputaciones federales ganadas en 2015, que corresponden a los cuatro distritos federales con que cuenta Durango.

El Frente Ciudadano por México confía en que, con el sustento de que, al detentar el poder estatal, vencerá y ganará los escaños senatoriales por mayoría y las cuatro diputaciones federales.

Por su parte, el partido Movimiento de Regeneración Nacional, sus militantes y simpatizantes venidos, la mayoría de ellos, del otrora partido invencible, consideran que ellos serán los vencedores ante el creciente rechazo ciudadano a dicho partido  y a sus candidatos.

Desde una perspectiva individualizada, en concreto, las tres fuerzas contendientes sostienen (cada una de ellas) que suya será la victoria.

Sin embargo, desde la realidad electoral, se podría especular y sostener lo siguiente.

El triunfo en el primer distrito con cabecera en la ciudad capital y que contiene una cantidad de votos significativa para decidir la elección, el triunfo, se reitera, dependerá de la correlación de que se de entre los votos citadinos y los votos captados en el resto del distrito con predominio rural y en el cual (se supone) el PRI conserva la mayoría electoral y mas con el voto que se dividirá entre las fuerzas contendientes.

Si el PRI postula al candidato adecuado, podría obtener el triunfo, sin que se pase por alto que en el 2006, el candidato del PRI obtuvo la mayoría para ganar y ser en una competencia muy reñida y con una diferencia no muy alta.

En el segundo distrito con sede en la ciudad de Gómez Palacio, el PRI ganará porque la alcaldesa lo requiere para conservar sus aspiraciones hacia el poder en el 2022.

En el tercer distrito dominan los puntos de vista en el sentido de que, como siempre ha sido, el PRI y su candidato ganará, pero los que sostienen tal pronóstico, no tienen presente que la configuración del distrito cambió y que,  por lo mismo, ya no es la misma que en las pasadas elecciones pues ahora incluye al municipio de Lerdo aun cuando la cabecera se conservó en la Ciudad de Guadalupe Victoria, por lo que, dado el padrón electoral de dicho distrito que podría ser decisivo, el triunfo dependerá en mucho del candidato que no pocos consideran que debe de ser de Lerdo, pues si no lo es, irá a contracorriente y el triunfo se considera que sería muy complicado.

En el cuarto distrito, también con cabecera en la ciudad capital y con la totalidad de votos residentes en la misma, se estima que el PRI no ganaría  ni con la postulación del candidato priista más panista ni con el candidato panista mas  priista. En pocas palabras, el PRI no ganará el distrito dominado por el alcalde capitalino quien quiere seguir en la carrera gubernamental, y además, porque en la cabecera distrital residen los poderes y el gobernador esta muy comprometido a ganar para sumar votos al candidato presidencial del Frente.

Por lo que se refiere a la contienda senatorial, ante la contienda que se avizora por los escaños de mayoría, y ante la posibilidad-probabilidad de que cualquiera de las fuerzas participantes podría vencer, el interés esta y estará en saber la procedencia del senador de primera minoría.

Un factor importante para decidir el o los triunfos, será saber cual de las tres fuerzas tiene mejores prospectos para superar el reto de la equidad de género de las candidaturas y tal vez también el reto de postular candidatos en un contexto de equidad entre jóvenes y adultos.

Finalmente, por lo que se refiere a la integración de las cámaras que conforman el Congreso de la Unión, se adelanta, o si se quiere se especula, que ninguna fuerza tendrá más de la mitad de sus miembros, y menos en la Cámara de los Diputados, tampoco  tendrá mayoría calificada (las dos terceras partes de sus miembros).

23 de octubre de 2017.

Escrito por Juventino Rodarte

Articulista del Periódico El Sol de Durango. Profesor Universitario Jubilado.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)