Escrito por Juventino Rodarte

Articulista del Periódico El Sol de Durango. Profesor Universitario Jubilado.

El futuro que viene.- Ismael, ¿el interlocutor?

Para los tiempos electorales que vienen, ahora que el senador Ismael Alfredo Hernández Deras se hizo cargo de la dirigencia de la Confederación Nacional Campesina, la pregunta obligada es de si, en atención a sus antecedentes y trayectoria políticos, así como su ubicación y cercanía con el poder central, podría ser el interlocutor-negociador con el gobierno del Estado para, sin injerencia ni diferencia ni dificultad alguna, se pueda ejercer el poder estatal  sin que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) arrié banderas y descuide o abandone la plaza.

El status político en el PRI es el siguiente: el presidente del Comité Directivo Estatal fue colaborador del senador Hernández Deras tanto en la presidencia municipal como en el gobierno del Estado, y éste, además, decidió que fuera diputado federal en 2006 y diputado local en 2010.

El dirigente estatal del sector campesino fue regidor y luego presidente municipal de Durango por decisión del senador.

El dirigente estatal de la CTM, actual  diputado y Presidente de la Junta de Coordinación Política en el Congreso del Estado, fue factor clave en los inicios de la carrera política del senador y  después fue secretario general de gobierno cuando aquél fue gobernador quien, además, lo propuso para que fuera en el primer lugar de la fórmula senatorial que lo condujo al Senado de la República.

En ese contexto, la opinión del senador y dirigente nacional de la CNC podría ser definitiva en la postulación de los candidatos a diputados locales tanto por la vía de mayoría relativa como de representación proporcional, cuyos perfiles serían los adecuados para que las relaciones entre la próxima legislatura y el gobernador del Estado, no solo sean institucionales, sino además productivas y/o provechosas para un mejor gobierno a favor del Estado y de los gobernados.

Son identificables y cercanos al senador-dirigente de la CNC otros cuadros ubicados en la estructura partidaria y sectorial, así como en el ámbito de la esfera federal ubicados en puestos claves locales, y cuyo número pudiera aumentar en los tiempos por venir.

Luego pues, la figura y el rol interlocutor-negociador del senador podría ser una realidad, y además ser que su opinión valga y se tomara en cuenta a la hora de postular candidatos a diputados locales.

A ver qué dice el dirigente estatal del PRI y hasta dónde le permite compartir sus espacios de poder y de resolución con el senador;  a ver hasta  dónde le permiten del centro a éste ser el factor-negociador-resolutor en el espacio partidario-político local; y a ver hasta dónde quiere y puede el senador asumir tal rol.

27 de octubre de 2017.

Escrito por Juventino Rodarte

Articulista del Periódico El Sol de Durango. Profesor Universitario Jubilado.