Escrito por Juventino Rodarte

Articulista del Periódico El Sol de Durango. Profesor Universitario Jubilado.

El futuro que viene.- Los retos de Luis Enrique

              Por fin terminó la abstinencia directriz en el Comité Directivo Estatal del Partido Revolucionario Institucional, y por la vía de “consenso”, en las oficinas centrales se decidió quién será el presidente estatal durante los próximos cuatro años, salvo promoción, remoción o renuncia: será Luis Enrique Benítez Ojeda quien próximamente será ratificado como tal con las formalidades estatutarias del caso.

              Los retos de Luis Enrique no son pocos. He aquí los que se consideran más relevantes.

              1.- Superar las resistencias y reticencias de la élite de su partido en Durango, especialmente de aquéllos y de sus capillas que aspiraron a ser y no fueron.

              2.- Mantener una comunicación fluida con la dirigencia nacional para que ésta no solo le otorgue apoyo financiero sino también logístico en los tiempos electorales por venir.

              3.- Integrar un comité directivo estatal sólido y capaz de caminar juntos a la recuperación de las posiciones y de los votos perdidos en 2016, para que, en el segundo caso, su partido obtenga la victoria en la contienda por las senadurías, las cuatro diputaciones federales y las quince locales, lo cual se considera complicado en virtud del rechazo de alrededor del 80 % de los ciudadanos hacia el principal activo de su partido que como siempre lo ha sido el presidente de la República.

              4.- Elegir en tiempo récord a los dirigentes municipales especialmente en los 15 municipios en los cuales su partido no preside los ayuntamientos, pero de manera primordial en los municipios de Durango, Gómez Palacio y Lerdo en los cuales se concentra más de la mitad de los electores.

              5.- Promover el relevo de los dirigentes de los sectores y organizaciones cuyo periodo estatutario haya terminado o de aquéllos que no quieran sumarse con entrega total a enfrentar los retos electorales por venir.

              6.- Decidir si permanece en el cargo de diputado local o bien si opta por ser el dirigente de tiempo completo que su partido requiere en los tiempos de dura competencia electoral que se avecinan. Si opta por lo primero, administrar su tiempo para continuar en su tarea legislativa racional y opositora de la cual ha hecho gala en el año en el cual ha sido legislador y que le ha traído reconocimientos y descalificativos de propios y extraños. Los primeros todos merecidos. Los otros se dejan solo en el terreno de la duda y más próximos a ser improcedentes porque vienen de la oposición que gobierna o de los simpatizantes de ésta.

7.- Identificar a los perfiles más competitivos para disputar las posiciones legislativas en las contiendas electorales del próximo año.

8.- Actuar con la oportunidad e intensidad requeridas para armonizar y optimizar la correlación de fuerzas entre Durango Capital y la Comarca Lagunera, representada ésta por la alcaldesa gómez palatina, sin pasar por alto que las familias Rebollo Acosta y González Achem también son factores importantes y que podrían ser decisivos en ciertos aspectos y en ciertos momentos, sobre todo la segunda que por tercera ocasión gobierna el municipio.

9.- Utilizar la larga carrera partidaria, legislativa y administrativa para operar y comunicar en tiempo real y con eficacia y eficiencia, lo cual es frecuente que los gobiernos estatal y municipal sean ayunos en tal operación y con esas calidades, para lo cual se requiere obtener la cercanía y la empatía requeridas con los medios de comunicación locales de todos los niveles para que pueda darse la comunicación en tiempo real consignada.

11.- Atender la guerra sucia de diversa intensidad que se dará en los redes tanto de los opositores, pero más de los que se dicen militantes de su partido con la finalidad de procurar su fracaso y por ende evitar que él y su partido salgan vencedores en el futuro que viene y que está por  venir y que más que por venir ya llegó.

Posdata.- En el terreno de la picaresca política cercana a la perversidad, en la década de los cincuenta del siglo pasado, se dijo que un amigo del presidente le pidió a éste que le ayudara a ser diputado y aquél atendió su solicitud y le dijo que sí. Tiempo después el amigo acudió con el presidente para reclamarle el porqué no había sido diputado,  y el presidente, al entrar su amigo a la oficina, se dirigió hacia él con los brazos abiertos, al tiempo que le decía: “Perdimos”.

Guardadas las proporciones, y dentro de la lógica de expuesta por Alberto de la Rosa Olvera, soy partidario que al final del día la reforma estatutaria del PRI para evitar que legisladores plurinominales “salten” como “chapulines” de una posición legislativa a otra, no será validada por las autoridades electorales (administrativas o jurisdiccionales) ya que la misma se considera que es violatoria del derecho humano (los derechos políticos tienen tal calidad) para ser elegidos a un cargo de elección popular, de tal suerte que al suceder ello, la dirigencia del PRI muy bien  les podría decir a los delegados y a los militantes que apoyaron por unanimidad tal reforma, lo mismo que dijo el presidente aludido: “perdimos”.

21 de agosto de 2017.

 

 

Escrito por Juventino Rodarte

Articulista del Periódico El Sol de Durango. Profesor Universitario Jubilado.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)