Escrito por Juventino Rodarte

Articulista del Periódico El Sol de Durango. Profesor Universitario Jubilado.

El futuro que viene.-¿Posibles candidatos?

Recientemente, el dirigente estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI), nombró como delegados distritales a personajes vinculados estrechamente con el gobernador que se fue el 15 de septiembre del año pasado; distritos todos que tienen como cabecera a la ciudad capital; distritos todos ellos perdidos al igual que la presidencia municipal, mientras que la diferencia de votos en el municipio de Durango entre el vencedor y el vencido, le dio al gobernador el número de votos necesarios para ganar la elección.

En una mirada retrospectiva de 1997 traída al presente, la decisión para nombrar a los delegados distritales en 2017, podría tener las mismas  motivaciones de hace veinte años, pero definitivamente no tendrá los mismos resultados.

En un contexto similar al actual, en aquel lejano año, la dirigencia del PRI designó a cuatro coordinadores distritales con cabecera en Durango Capital, con la finalidad de ubicarlos territorialmente para que así conocieran el terreno electoral y en una especie de campañas adelantadas, se proyectaran  primero a la postulación y luego al triunfo, lo cual así sucedió en tres casos y no así en el restante, ya que por circunstancias que solo el delegado nombrado supo, no acepto la postulación y se tuvo que recurrir al líder social por antonomasia quien por primera vez en su haber político fue candidato propietario a un cargo de elección que gano sobradamente

Así las cosas, el PRI y los candidatos postulados ganaron los cuatro distritos a pesar de que tres de ellos habían sido ganados por los partidos de oposición en las elecciones de 1995, en las cuales dicho partido perdió cinco distritos y dieciocho municipios, entre ellos el de Durango que retuvo el Partido del Trabajo.

Se reitera de que, a pesar de los tiempos adelantados y los delegados distritales nombrados, el PRI difícilmente recuperara los cinco distritos electorales, y mas si se toma en cuenta la cercanía política y de afecto que tuvieron con el anterior gobernador, pues uno de ellos fue Secretario de Finanzas, luego dirigente municipal del partido citado, posteriormente diputado local y presidente de la gran Comisión del Congreso del Estado para terminar como presidente municipal de Durango por designación del órgano legislativo.

Otro de los delegados fue secretario técnico del Consejo Político Estatal del PRI, luego diputado para terminar el trienio y el sexenio como presidente de la Gran Comisión del Congreso del Estado.

De los tres delegados restantes, dos son mujeres y una de ellas fue titular de una dirección en el anterior gobierno y la otra fue regidora en el municipio de Durango, mientras que el ultimo también fue titular de una dirección estatal y pretende seguir los pasos y trayectoria de su señor padre.

De suyo se veía difícil, muy difícil que se ganaran los cinco distritos con cabecera en Durango, con la división interna y la diáspora que amenaza disminuir los militantes, simpatizantes y votos del PRI, se podría decir que la derrota está asegurada, y mas si se toma en cuenta que la plaza la dominan el alcalde capitalino y el gobernador del Estado, quienes no van a permitir que se pierda mañana lo que ayer ganaron, y menos el primero que desea que el municipio que gobierna sea la plataforma que lo lance y lo lleve  a la gubernatura del Estado.

Escrito por Juventino Rodarte

Articulista del Periódico El Sol de Durango. Profesor Universitario Jubilado.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)