Escrito por Juventino Rodarte

Articulista del Periódico El Sol de Durango. Profesor Universitario Jubilado.

El futuro que viene.-Primero los caballeros         

En los nuevos tiempos que se viven relacionados con la equidad de género, tal vez con el recuerdo del matriarcado, dentro de la teoría política incorporada a la ley y de la praxis política  sustentada en la legislación, es cita común y diaria la equidad de género en materia política.

Sin embargo, ante el mayor peso histórico del patriarcado que rebasó al matriarcado, como que se plantea que se hable y se proponga en primer término al varón y luego a la mujer.

En el contexto estatal, hacia el interior de las tres coaliciones y con miras a la postulación de las fórmulas senatoriales, se percibe que se citan más a los varones que a las mujeres.

Es más, se ha filtrado y divulgado que en la coalición Por México al Frente, ya se dio el acuerdo para que el primer lugar en la fórmula fuere para un varón en base, se ha dicho, a la fuerza electoral del elegido que demostró en las elecciones estatales de 2016 que lo llevó a ganar muy fácilmente el Municipio de Durango; por tanto, si ello fuere cierto, el segundo lugar le correspondería a una mujer.

Por lo que concierne a la coalición integrada por los Partidos Revolucionario Institucional, el Verde Ecologista de México y Nueva Alianza, se contempla que los aspirantes varones tendrían más posibilidades de ubicarse en el primer lugar de la fórmula, ello debido que se presume que poseen mayor fuerza electoral que las aspirantes del sexo femenino.

Por lo se refiere a la alianza de los Partidos Movimiento de Regeneración Nacional, del Trabajo y Encuentro Social, son los aspirantes varones y operadores del Partido primeramente mencionados los que se visualizan a sí mismos como los indicados para ser candidatos también ubicados en el primer lugar de la fórmula senatorial que habrán de postular.

Al margen del peso de la historia, del origen y evolución del hombre  descritos por Federico Engels en su obra titulada “El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado”, en la cual se narra magistralmente el tránsito del matriarcado al patriarcado,  pareciere que los políticos locales aspirantes a integrar la Cámara de los Senadores de 2018 a 2024, aspiran y prefieren ser candidatos ubicados en el primer lugar de la fórmula en razón a que intuyen, dada la intensa competencia que se dará por vencer en las contiendas electorales del año próximo,  que no será fácil que la coalición que los postule obtenga el primer lugar de la votación, de tal manera que prefieran la primera ubicación para que así, en el supuesto posible o probable que no ganare la elección estatal senatorial la coalición que los postule, por lo menos tener asegurada la posición por la vía de la primera minoría.

De cualquier forma, sea cual fuere el resultado electoral en la disputa estatal por los escaños senatoriales, alguna de las tres  coaliciones no tendrá lugar en la Cámara Alta por la vía de mayoría relativa, pero sí por la de primera minoría y, este no fuere el caso, rntomces tal vez por el principio de representación proporcional.

Lo anteriormente expuesto se estima que lo constituye el escenario configurado en el Estado de Durango en la disputa por las senadurías. Tal vez en otra u otras o en todas entidades también se prefigura ya un escenario igual al de Durango.

La pregunta sería es que les parecería a los aspirantes varones que se estableciera, no como cortesía sino como garantía de la equidad de género, que primero fueren las damas las ubicadas en el número uno de la fórmula senatorial.

Por otra parte, en la disputa por las candidaturas a las diputaciones, es deseable que la equidad de género no se diere mecánicamente con la postulación del mismo número de hombres y mujeres, sino que se llevare al terreno de los hechos para que las mujeres no fueren marginadas en muchos casos a los distritos con fuerte competencia electoral y que los varones se reservaran aquéllos distritos en los cuales los partidos y coaliciones postulantes tienen todo para ganar sin importar si los candidatos fueren hombres o mujeres. Todo ello para que se transitara por la ruta más adecuada para que, cuantitativamente, se diere la equidad de género en la integración de la Cámara de los Diputados.

22 de diciembre de 2018.

Escrito por Juventino Rodarte

Articulista del Periódico El Sol de Durango. Profesor Universitario Jubilado.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)