Escrito por Juventino Rodarte

Articulista del Periódico El Sol de Durango. Profesor Universitario Jubilado.

El futuro que viene.- Ser y parecer.

Con la atención puesta en la controversia generada por una resolución del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, cuyo cumplimento, en los términos de la misma, le corresponde al Congreso del Estado, afecta o podría afectar a las aspiraciones-pretensiones políticas del alcalde capitalino, ha pasado desapercibida a la comentocracia local, o por lo menos ha pasado a segundo plano, la vinculación de un número significativo de legisladores y de varios miembros de la estructura política-legislativa, con el ex gobernador del estado del sexenio 2010-2016.

Los legisladores así calificados serían cuatro del PRI todos ellos elegidos por la vía plurinominales; cuatro de Morena, dos de mayoría (y podría ser uno más), y dos de representación proporcional; más uno plurinominal que llegó con el aval del PVEM; y tal vez se podría agregar uno de mayoría con militancia en el PAN; diputados todos ellos que fueron beneficiados, en mayor o menor medida, con el apoyo del mismo para acceder a un cargo de elección popular (algunos en más de una ocasión) y a cargos partidistas o en la administración pública estatal.

A tales legisladores se podrían agregar a miembros de la estructura administrativa del Congreso del Estado como lo son: el secretario general del Congreso, el funcionario responsable del trámite legislativo, el director de Recursos Humanos; el responsable jurídico; y los integrantes del área de comunicación social del órgano legislativo; funcionarios todos ellos vinculados muy estrechamente con el anterior gobernador, especialmente el secretario general del Congreso.

En los nuevos tiempos políticos-electorales cuyos espacios estatales fueron conquistados por los candidatos de Morena, se podría generar el dilema si los legisladores y los funcionarios son fieles al anterior gobernador y si éste influye poco o mucho en el ámbito de sus funciones, de sus decisiones y de sus actividades, o solamente parece que así sea pero no lo es.

Aquí se recuerda la célebre frase de Julio César quien sentenció: la mujer del César no solamente debe ser honesta sino que también debe parecerlo.

Luego pues, los legisladores y funcionarios del Congreso del Estado o bien sólo parecen ser afines al ex gobernador, o bien ya no lo son. 

Se insiste, Si fueron ya no lo son, o bien, si lo fueron aún lo son.

En los tiempos por venir el dilema se dilucidará. El actuar de los mismos definirá si, además de parecer, también lo son; o bien, que si lo fueron dejaron de ser como consecuencias de los cambios políticos que se dieron en 2016 y en 2018.

Si lo fueron y aún son fieles al ex gobernador, podrían ser émulos del caballo de Troya mitológico, o bien ello podría significar que aquel se sumó en Durango (su ámbito territorial de influencia) a los nuevos tiempos políticos de AMLO y su partido  Morena.

14 de diciembre de 2018.

Escrito por Juventino Rodarte

Articulista del Periódico El Sol de Durango. Profesor Universitario Jubilado.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)