Escrito por Juventino Rodarte

Articulista del Periódico El Sol de Durango. Profesor Universitario Jubilado.

El futuro que viene.- Torre de Babel

El Congreso del Estado de Durango y su LXVIII legislatura conforma una especie de torre de Babel legislativa, derivada de la composición de la misma por diversos grupos parlamentarios que no se entienden entre ellos, y a veces tampoco entre los integrantes de los mismos.

El partido mayoritario MOFRENA está representado por diez legisladores, su aliado el Partido del Trabajo por cuatro, el otrora partido hegemónico por cinco, el partido en el poder por cinco pero gracias a la suma del legislador militante del Partido de la Revolución Democrática, mientras que el Partido Verde Ecologista de México está representado por un legislador el cual estaría más próximo a los legisladores con el sello del Partido Revolucionario Institucional, pero sin descartar que podría aliarse a los partidos que apoyaron al actual gobernador, o bien sumarse a la avalancha constituida por los partidos que los partidos vencedores en la disputa por la presidencia de la República.

Por ahora se dejan de lado las especulaciones, pero lo que no se puede hacer es destacar que los cuatro diputados del Partido del Trabajo no concuerdan con el lenguaje, las formas y los modos de actuar de los diputados que integran el grupo parlamentario de MORENA, y ello es así, porque de los diez diputados con el sello de dicho partido, la presidenta de la Junta de Coordinación Política y otra legisladora tienen su origen político en el Partido Acción Nacional (PAN), tres legisladores  militaron en el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y entre los tres podrían entenderse muy bien pero no con la misma calidad con las legisladoras que en otro tiempo fueron militantes del PAN; y por otro lado, los cinco legisladores restantes no presentan un frente sólido por carecer, salvo prueba en contrario,  de formación partidaria y parlamentaria.

Luego pues, de acuerdo con los orígenes de las tres fracciones que integran el grupo parlamentario de MORENA, entre las mismas podrían darse distintas posturas y lecturas de la realidad legislativa, de la función que deben de asumir y que bien podrían no entenderse muy fácilmente con los diputados del Partido del Trabajo, esencialmente en atención al oficio político y a las tablas que ha demostrado tener el coordinador del grupo de referencia.

Por su parte, los cinco legisladores del PRI, cuatro de ellos están identificados plenamente entre ellos por haber sido impulsados por el anterior gobernador, mientras que la quinta legisladora podría o no coincidir con ellos, y estaría más cerca de la primera postura que de la segunda.

Los cinco diputados fieles al titular del poder ejecutivo, dos de ellos accedieron al Congreso del Estado por la vía de la mayoría, al igual que el diputado proveniente del PRD, mientras que los dos restantes se desconoce si tuvieron una connotada militancia en el PAN o si solo llegaron con el aval, uno del gobernador del Estado, y la legisladora con el apoyo de la dirigencia estatal de dicho partido. En el contexto anotado, se encuentra que el coordinador de la bancada lo es porque representa a los intereses del gobernador en forma por demás especial, lo cual no es bien visto por los diputados que obtuvieron la curul en el campo de la competencia electoral y no por la ubicación en el listado nominal de las diputaciones plurinominales del partido político aludido, lo cual se acentúa por el hecho de que uno de ellos es la tercera ocasión que es legislador (dos veces por mayoría) y que en su fuero interno  y tal vez no tan interno, hubiera pensado y querido que él era el indicado para ser el coordinador del grupo parlamentario del PAN.

Luego pues, se reitera, dada la integración de los grupos parlamentarios y de los orígenes de sus integrantes, se complica el entendimiento entre ellos para asumir posturas en tal o cual partido, sin desconocer que si coinciden en el lenguaje y en los objetivos, los legisladores de MORENA más los del Partido del Trabajo fácilmente podrían marcar la pauta en el trabajo legislativo.

Si no se llegare a dar la coincidencia, entonces se podría dar la circunstancia que los diputados priistas en bloque, aliados con los del PAN, más la simpatía de los diputados de MORENA que militaron en el PRI y en el PAN, se podría dar la alianza circunstancial para asuntos específicos o bien para marcar la pauta en los trabajos legislativo por venir.

La coincidencia o disidencia entre los grupos políticos dependerá en buena medida de los oficios de las coordinadores de cada uno de ellos, sin pasar por alto que atención a su experiencia legislativa, dos de los diputados de MORENA que militaron en el PRI y que son afines a cuatro diputados de dicho partido en atención a su origen y apoyo que provino del mismo ex mandatario estatal, los mismos podrían actuar para definir el rumbo legislativo a través del lenguaje inteligible para todos y mediante la concertación de acciones y operaciones político-legislativas que vayan más allá del presente, y con clara proyección para la disputa del poder en las elecciones de 2019, de 2021 y de 2022.

No se pasa por alto que la división narrada y que es reflejo de la composición del Congreso y de los orígenes de cada legislador, mediante los acuerdos y consensos del caso, podrían ser aprovechadas por el gobierno del Estado para llevar agua al molino de éste, a través de negociaciones muy definidas que aprovechen las diferencias internas.

Lo anterior podría hacerse resaltar que, a pesar de haber perdido las elecciones para la composición del Congreso del Estado, la división aludida podría catalogarse como el título de la película en español de Jack Nicholson y Helen Hunt: “Mejor…imposible”, para que el gobierno del estado concierte las acciones legislativas prioritarias en el futuro que viene.

Por supuesto, el delegado-presidente de MORENA podría actuar para que, con sus habilidades y su postura, interviniera y salvara las diferencias tanto al interior del grupo parlamentario de su partido, como entre éste y el Partido del Trabajo. Si así fuere, la torre de Babel legislativa descrita no existiría, lo que permitiría que ambos partidos, de consuno, tuvieran la mayoría absoluta para definir el rumbo y el sentido de la actual legislatura.

1 de octubre de 2018.

Escrito por Juventino Rodarte

Articulista del Periódico El Sol de Durango. Profesor Universitario Jubilado.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)