Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

El INE de Baños interviene el IEPC

Baños operó el perdón al Partido Verde Ecologista de México luego de las violaciones sistemáticas y reiteradas a la legislación electoral y ahora, será quien esté al tanto del proceso electoral de Durango

Los magistrados electorales Raul Montoya Zamora y Javier Mier Mier, se opusieron rotundamente a la reforma electoral de 2014 pues consideraban que atentaba contra la soberanía de las entidades federativas en cuanto a la integración de las autoridades electorales en sus aspectos administrativo y jurisdiccional, las cuales corrieron a cargo del Consejo General del INE y del Senado de la República, respectivamente.

Montoya es científico y Mier pragmático, pero finalmente ambos se acogieron a la reforma que desacreditaron en foros de corte académico; el primero para continuar en el cargo de magistrado y el segundo, para brincar del instituto electoral al tribunal de la misma materia.

Sin embargo, esas manifestaciones tienen parte de razón ahora que en nuestro estado se está implementando por vez primera la citada reforma y es que, vemos que el Instituto Nacional Electoral tomó el control del organismo público local electoral de Durango y veamos por qué:

Desde la composición del Consejo General del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana, luego de toda la faramalla de exámenes, ensayos y entrevistas, el INE en acuerdo con Hugo García Cornejo, acapararon la presidencia del Consejo, una consejería de seis años y una de tres. La presidencia la quería para el Vocal de Capacitación de la Junta Estatal del INE, Cristian Flores, pero fue vetado porque es originario de Jalisco así que de botepronto decidió por Enrique Kato por su pasión por el estudio, solo que el poder lo ensoberbeció.

Ahora que ese bloque de burócratas del INE que se convirtieron en Consejeros del IEPC, chocaron contra el bloque de consejeros vinculados con el PRI-Gobierno, la autoridad nacional ejerció su facultad de atracción para respaldar a los integrantes de sus estructuras, principalmente a Kato; aunque en caso de que Consejo General del INE los remueva, Mirza, Román y Kato regresarían a sus respectivas plazas en el organismo nacional.

A primera vista se antoja que el Consejero Presidente del IEPC recibe el espaldarazo del INE al crear un equilibrio con la designación de los funcionarios operativos quienes reemplazarán a servidores electorales que tenían muchos años en sus cargos y que de una manera u otra eran institucionales al partido en el poder.

No obstante, la imparcialidad nunca se va a generar en las autoridades electorales porque sigue siendo la partidocracia la que genera su normatividad y su misma composición, aun y con la reforma de 2014 se creó un bloque de consejeros nacionales que obedecen a los intereses de los partidos políticos, tales como el integrado por Arturo Sánchez y Pamela Sanmartín, que son propuesta del PAN y PRD, respectivamente. Ellos encabezan la Comisión de Vinculación del INE con los OPLE y curiosamente, el consejero Sánchez es amigo cercano al candidato del PAN al gobierno del estado de Durango.

Este bloque fue desplazado con la atracción del INE, pues quien tomará las riendas del IEPC es el grupo de consejeros nacionales que lidera Marco Baños, el poder tras el trono del Consejo General y a quien Lorenzo Córdova obedece a pie juntillas. Baños tiene toda su vida en dicho instituto y es el enlace del PRI, quien hace equipo con las duranguenses Beatriz Galindo y Adriana Favela.

Para darnos una idea, Baños operó el perdón al Partido Verde Ecologista de México luego de las violaciones sistemáticas y reiteradas a la legislación electoral y ahora, será quien esté al tanto del proceso electoral de Durango.

A ver cómo se desenvuelve el proceso electoral en su recta final, esto se veía venir por los sinsabores de la elección de hace seis años pero aunque el INE haya ejercido su facultad de atracción queda bajo sospecha que se cumplan a cabalidad los principios de certeza, imparcialidad, objetividad e independencia por los intereses que chocan al interior de la autoridad electoral.

Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)