Escrito por Hermann Linden

Licenciado en ciencias de la Comunicación, con especialidad en medios masivos. Analista y comentarista político.

El PAN se desmorona

Hace unos días, la agenda política en Durango fue marcada por la renuncia del Senador de la República Juan Quiñonez Ruiz , quien accediera a ese espacio como suplente de José Ramón Enriquez Herrera.

La renuncia sorprendió a propios y extraños, que ven en ella la pérdida de un Panista de toda la vida, “de cepa” como ellos mismos se autonombran.

En su paso por el PAN, Juan Quiñonez fue constructor de decenas de cuadros panistas que dieron la batalla contra los regímenes de Ismael y Herrera Caldera, y que seguramente se van a solidarizar de alguna forma con él. Aunque dos de ellos le aclararon a un columnista del Siglo que no serían candidatos por el partido naranja, nunca dijeron que no se iban del PAN.

Estamos ante la salida de un político que junto con Adrián Alanís, tejió los hilos de la alternancia. Don Adrián se dedicó a jalar al PRI dinosáurico y Juan, a planchar la candidatura del Güero en el PAN y el PRD.

La salida de este personaje mueve fibras sensibles en su amplia familia que dicho sea de paso, ocupa espacios importantes en el sector de la construcción, el Poder Judicial y hasta el sector universitario, es decir, una familia fuerte que se mueve en las altas esferas de la política estatal y con importantes relaciones nacionales.

Esto, sin embargo no lo alejó de las bases ya que con la estructura que durante años fue creando en los llamados “subcomités” panistas, se calcula que su influencia llegue a más de 1200 militantes activos, que en caso de acompañarlo en el proyecto de José Ramón, le abre un boquete a la estructura panista que ha estado descuidado en los primeros tres años de los gobiernos de la alternancia.

Los responsables de esta penosa salida parecen no entender la magnitud de la pérdida (Rómulo y El Negro) se muestran indolentes, soberbios, se acostumbraron tanto a perder que ahora parece que sólo añoran regresar a su estado natural, la derrota.

A este paso, la historia seguirá registrando el actuar de la que ha sido llamada “La peor dirigencia estatal” en la historia del PAN, siendo superada por la de Juan Carlos Gutiérrez porque no ha habido orden por parte del gobernador y en consecuencia, difícilmente este partido retenga el poder en las elecciones futuras… al tiempo.

Escrito por Hermann Linden

Licenciado en ciencias de la Comunicación, con especialidad en medios masivos. Analista y comentarista político.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)