Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

El partido de los independientes

IMG_1848.JPGpareciera que candidato independiente es aquél ciudadano ejemplar, puro, casto, libre de cualesquier mácula y por enarbolar la palabra independencia, deben ser asociados a figuras como El Cura de Dolores

Candidato independiente es aquel ciudadano que acude personalmente ante la autoridad electoral a solicitar su registro para contender por un cargo de elección popular bajo el principio de mayoría relativa. Es un ciudadano que confía en tener arrastre social, estructura y recursos propios como para irse por su cuenta en un proceso electoral y como tal, no necesita de un partido político para alcanzar su fin.
Esto es un candidato independiente o sin aval de partido político, pero es tan político como todos los profesionales de ese ambiente pues finalmente todos son ciudadanos y disfrutan de sus derechos político-electorales, siempre y cuando no se encuentren privados de su libertad por la comisión de un delito.
Traigo esto a cuento, porque pareciera que candidato independiente es aquél ciudadano ejemplar, puro, casto, libre de cualesquier mácula y por enarbolar la palabra independencia, deben ser asociados a figuras como El Cura de Dolores, Morelos o un mártir de la democracia y no es tal cosa, pues las candidaturas independientes son una vía de participación ciudadana en donde el individuo puede optar ya sea por conseguir el aval de un partido o irse por su cuenta, como apunté al inicio de la presente entrega.
Mucho se ha criticado a Alejandro Campa Avitia en que no es independiente por sus vínculos con el PRI-Gobierno y a otros personajes que han manifestado su intención de competir por esta vía por sus nexos con José Aispuro y otros, que militan en un partido político pero que al no tener cabida buscarían esa opción (previo Juicio de Defensa y Protección de los Derechos Político Electorales del Ciudadano) pero se olvidan que son ciudadanos y pueden ir por la candidatura sin partido y finalmente, será la ciudadanía quien determinará si le da su voto o no, dado que no es garantía de triunfo el tener dicho membrete.
La mayoría de quienes emplean el discurso antipartidista y se cobijan con el manto independiente, finalmente terminan actuando como partidos políticos pues aglutinan a personas que coincidan con su pensamiento para implementarlo si es que llegan al poder; no olvidemos que los partidos son agrupaciones conformadas por ciudadanos que coinciden con sus principios y programas para llevarlos a cabo desde los espacios del poder público.
Las candidaturas independientes reciben el tratamiento legal como si fuesen un partido político de reciente creación pues así se les considera para el reparto de financiamiento y tiempo en radio y televisión, pues solamente tienen derecho al 30 por ciento del tiempo por asignar y una vez que lleguen al poder, tendrán que negociar con los partidos para llevar a cabo sus acciones ya sean legislativas o de gobierno.
Por ejemplo, Pedro Kumamoto, diputado local en Jalisco, tendrá que hacerse de lado de la bancada dominante que encabeza Movimiento Ciudadano para que sus iniciativas prosperen, al igual que Manuel Clouthier pues de lo contrario sus trabajos parlamentarios dormirán el sueño de los justos en las comisiones legislativas, por eso tendrán que cohabitar con los partidos políticos pese la fobia que puedan tener.
En conclusión: las candidaturas independientes son una alternativa para los ciudadanos que quieren contender por un cargo de elección popular y no les interesa ser postulados por un partido político porque cuentan con recursos y estructuras suficientes, pero se trata de personas como cualquier otra, que no es químicamente pura y que tendrá que convencer a la colectividad con sus propuestas como lo harán quienes sean abanderados por los partidos políticos.

Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)