Escrito por Milton Eloir

Asesor y profesor de ciencias políticas.

En Durango ¿por quién van a votar los priistas?

Leo Zuckermann y Jorge Zepeda Paterson escribieron hace poco en Excelsior y en El País respectivamente, cuáles podrían ser las alternativas que tendría el PRI (o los varios PRI que existen) toda vez que las tendencias no les son favorecedoras al candidato José Antonio Meade y que además no hay señales que puedan cambiar en lo que resta la campaña.

Ambas columnas ampliamente recomendadas coinciden en la necesidad de un “pacto de transición” por parte de los grupos reales de poder del tricolor, ya sea con MORENA o con el PAN, para seguir siendo “soldados del Presidente” (frase de Zuckermann). Bajo la encrucijada planteada por ambos columnistas no queda más que la expectativa de que pasará a nivel nacional, pero en el ámbito local ¿sería igual la decisión?

En Durango el PRI se encuentra fragmentado, no hay partido político que no tenga en estos momentos algún sector o parte del tricolor; PAN, MORENA, MC, PANAL, PVEM y hasta podemos encontrar simpatizantes al menos en el PD, PES y “filopriistas” en el PRD.

Todos estos grupos de personas o corrientes del propio tricolor han nutrido a todos estos partidos durante el periodo de alternancia de gobierno en el estado. Ahora viene la segunda etapa: el éxodo.

No es descabellado pensar que los priistas duranguenses tienen en su cabeza no dos, sino tres opciones: jugársela con el PAN afín al gobierno estatal, con MORENA y una tercera opción con el Movimiento Ciudadano del alcalde con licencia.

Más allá de la decisión presidencial, los priistas en Durango le apuestan a la supervivencia sexenal. El viejo PRI que otorgaba por decreto espacios de poder ha quedado en el olvido, hoy los priistas buscan nuevo líder político, un nuevo jefe; están en proceso de encontrarlo.

Por eso no sería extraño que en Durango existan votaciones atípicas al fenómeno nacional, aunque es poco probable. El PRI en Durango no está en proceso de extinción, pero sí de una degradación paulatina como tal, su ADN permanecerá a través de otras siglas.

Lo que está en juego para los priistas no es 2018, sino 2019 y 2022, bajo ese escenario tomarán muchos de ellos la decisión de votar por PAN, MORENA o MC. No son un grupo homogéneo ni mucho menos, pero si la mayoría se decanta por una de las tres opciones citadas, podría ser factor fundamental para el triunfo de alguno de ellos

Escrito por Milton Eloir

Asesor y profesor de ciencias políticas.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)