Escrito por Antonio Bracho

Abogado litigante. Presidente de la asociación Jóvenes Abogados en Movimiento.

En picada la oposición en Durango.

  De los diez partidos políticos existentes en Durango, hasta este momento dos de ellos no lograron el 3% que se necesita, si las tendencias del PREP se mantienen tanto Humanista como Encuentro Social perderían su registro. De ahí en más la situación es muy simple, existen dos fuerzas políticas en Durango, el PRI y la oposición en conjunto, la fuerza política del PRI, su estructura y movilización es equivalente a la de todos los partidos de oposición juntos de nuestra entidad.
Las elecciones intermedias se caracterizan por el poco arrastre e interés que generan en la ciudadanía, y en esta ocasión no fue la excepción, solo 4 de cada 10 duranguenses salieron a votar, esto genera que las elecciones se definan por la capacidad de movilización de las estructuras de cada partido político, en este caso podríamos decir que el PRI actualmente tiene una estructura y movilización que solo podría ser superada si los partidos del PAN, MOVIMIENTO CIUDADANO, PT, MORENA Y PRD trabajaran juntos y movilizaran sus estructuras en un mismo proyecto, algo que se ve muy difícil, prácticamente imposible.

El que más gana en esta contienda electoral es el Dr. José Ramón Enríquez Herrera, Presidente del Partido Movimiento Ciudadano, que se convierte en este momento en la tercera fuerza política en Durango, algo que sin duda favorecerá al Doctor para negociar su participación en la elecciones del 2016.

El Partido de reciente creación MORENA superó al PRD y PVEM, y quedo a solo cuatro mil votos del Partido del Trabajo, esto demuestra el arrastre y simpatía que aun cuenta su figura nacional el ex presidenciable Andrés Manuel López Obrador y al trabajo realizado por su Presidente Estatal Carlos Medina.

El gran perdedor de esta contienda electoral fue el Partido Acción Nacional, fuerza política que tuvo durante doce años las riendas del país y que en lo que concierne al Estado de Durango ha tenido en los últimos años una tendencia en picada, insostenible para sus dirigentes, y que jornada tras jornada electoral, tras derrotas vergonzosas, dicen tener que valorar su situación interna de partido, cosa que por lo visto no lo han hecho. Hablando de porcentajes se podría decir que son la segunda fuerza política de Durango, pero la realidad es muy distinta, realmente por si solos no generan oposición en ningún sentido, están a 25 puntos porcentuales de su adversario, lo que los sitúa en su triste realidad de partido meramente espectador y una estructura que no le genera fuerza a sus candidatos.

Al PAN en Durango no le ha caído el veinte de que esta por los suelos, sus propios militantes se lo dicen en cara, no han generado la confianza en la ciudadanía, por lo contrario cada jornada electoral se aleja aún más de esa “segunda fuerza” que se hacen llamar, y lo más lamentable es que al parecer no tienen para cuando superar esa soberbia que los caracteriza, donde si no fuera por las plurinominales y por Aispuro no serían nada en Durango.

Esto solo nos deja algo para reflexionar, la ciudadanía está cansada, decepcionada de sus representantes sociales en general, no ven en ellos una actitud responsable que genere las condiciones que actualmente necesita nuestra entidad, prácticamente consideran que todos están cortados con la misma tijera y que simplemente son lo mismo. Campaña tras campaña escuchamos las mismas propuestas, las cuales no se logran por la falta de capacidad y madurez política de nuestros representantes, donde solo piensan en partido que representan y no en las necesidades reales y urgentes de nuestra sociedad.

Esta situación no tiene para cuando ser superada, a diferencia de otras entidades federativas donde tenemos participaciones ciudadanas del 60, 65 por ciento, en Durango hemos dejado todo el poder a las dirigencias partidistas, las cuales mueven a su conveniencia cupular los hilos políticos de nuestra entidad.

Para el próximo año la situación ya está trazada, aquel perfil, aquella persona que busque competirle al candidato del PRI para la gubernatura tendrá que lograr una tarea monumental, de entrada unir a la oposición en su totalidad y al mismo tiempo llevar una campaña paralela con redes meramente ciudadanas, en este momento solo hay una persona que se considera podría lograrlo, el Senador José Rosas Aispuro, pero el tacto y cuidado que tenga será determinante para la elección de gobernador del año entrante. El PAN de Durango más que sumarle le resta al Senador, la incapacidad de este partido de generar nuevos cuadros o por lo menos de no ahuyentar a los pocos que tiene genera una carga muy pesada para sus candidatos, personas que aportaron en campañas anteriores han quedado muy decepcionadas de este partido, no les generan sentimiento de pertenencia, o de grupo, se cierran en su soberbia y utilizan a los ciudadanos, tal cual lo hacen en el PRI, partido que tanto critican pero que han caído en lo mismo y peor aún por que pierden todas las contiendas y acaban con los pocos perfiles que por convicción hacen su mayor esfuerzo para sostener a este partido que prende de un hilo. Tras la derrota tan vergonzosa de este año prácticamente Aispuro tendrá que estudiar muy cuidadosamente el entorno social y político, escoger a los candidatos a Diputados y Alcaldes y el PAN dejar en manos del Senador la contienda del próximo año, para ver si logran rescatar al barco que se les está hundiendo.

Twitter: @AntonioBrachoM

 

 

 

Escrito por Antonio Bracho

Abogado litigante. Presidente de la asociación Jóvenes Abogados en Movimiento.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)