Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Es más confesional el PRI que el PES

Grupo Reforma ha enfocado sus baterías esta semana no solamente a difundir la aplastante encuesta que favorece a López Obrador, sino también en atacar al Partido Encuentro Social (PES), por su connotada inclinación cristiana.

Los columnistas de este periódico de circulación nacional como Denisse Dresser y Genaro Lozano, en sus respectivos espacios condenaron a este partido político porque en caso de empoderarse una vez que López Obrador llegue a la Presidencia de México, pondría en riesgo a la República Laica; mandaría al traste la separación Estado-Iglesia, por los principios evangélicos que Encuentro Social pretendería imponer desde las estructuras del poder.

Señalan que los regentes del PES se oponen rotundamente al matrimonio igualitario, a la adopción entre parejas homoparentales, al aborto y demás cuestiones que son aborrecidas por quienes profesan los principios cristianos.

Pienso que estos dos analistas políticos están fuera de órbita, pues el PRI es el partido más confesional que ha existido en México durante los últimos 25 años; desde el plano nacional encontramos las reformas de Carlos Salinas de Gortari, quien le reinstauró las prerrogativas ciudadanas a los ministros de culto y dotó de personalidad jurídica a las iglesias.

De este antecedente, trasladémonos al PRI de Durango, que en los últimos 14 años ha tenido una severa tendencia en pro del catolicismo; en 2009 nuestra entidad se sumó a la cruzada convocada por la organización Pro Vida, para que en la Constitución Local se prohibiera el aborto. Igualmente, en la Carta Magna Local, en su reforma integral de 2013, se elevó a nivel constitucional la prohibición del matrimonio igualitario y esto se puede leer en el artículo 16 de la “Nueva Constitución de Durango” o también conocida como “La Constitución Emiliana”.

En los últimos dos sexenios, vimos a los gobernantes celebrar misas dentro de la agenda pública; los espacios partidistas o de la función pública eran ocupados por personajes que necesariamente deberían de pertenecer a agrupaciones confesionales como Los Caballeros de Colón o la Archicofradía de Catedral. Los obispos y sacerdotes tuvieron una voz privilegiada en la toma de decisiones públicas.

No olvidemos que Apolonio Betancourt, en su calidad de magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia, hizo costumbre las misas rojas para invocar al Espíritu Santo en la celebración del Día del Juez, y fue el promotor de la construcción de una cruz monumental en el Cerro de los Remedios, proyecto que no prosperó por la oposición de funcionarios del INAH.

El PRI de Durango cada 12 de diciembre organiza una peregrinación al Santuario de la virgen morena; la actual bancada tricolor en la legislatura local, se opuso a la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo, y Jorge Herrera Caldera, antes de concluir su mandato gubernamental, encabezó una celebración eucarística realizada en la Velaria de la Feria, en donde pidió perdón al Creador por todos los pecados cometidos en contra del estado.

La palabra laica, es solo un cliché que adorna la Constitución y los discursos de los políticos que evocan el nombre de Juárez por mero romanticismo decimonónico.

Con todo lo hasta aquí relatado, ¿quién es más confesional, el PRI o el PES?

Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

2 Comentarios en “Es más confesional el PRI que el PES”

  1. Juventino Rodarte Solís.

    Excelente y orientador su artículo como es usual en usted.

    Reply

Deja una respuesta en Lecturas Politicas

  • (will not be published)