Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Flores y López merecen llegar al Senado

La institución del Senado, data desde la antigua Roma, en la cual se congregaban los senectos que representaban la experiencia y sabiduría. Si nos atenemos a la esencia senatorial, no precisamente por la edad sino la trayectoria y conocimientos parlamentarios, quienes merecen estar en la Cámara Alta, sin lugar a dudas, son Patricia Flores Elizondo y Ricardo López Pescador; pero como esto no es de méritos, son los que están en un riesgo latente de quedarse solamente con las ganas. Veamos por qué:

En el caso de Patricia Flores tiene muchos elementos negativos en su contra, tales como el desarraigo que tiene de Durango, en donde casi nadie la conoce, ni la ubica y quienes sí llegan a acordarse de ella, la relacionan con las historias adversas que giraron en torno a su persona cuando fue Jefa de la Oficina de la Presidencia de la República durante el sexenio de Felipe Calderón.

Otro elemento que tiene en contra es su compañero de fórmula, quien además de que no ha hecho una campaña intensa, tiene muchos frentes abiertos como es el caso de los empresarios organizados en el CCE, cuyos dirigentes ven con buenos ojos a Paty, sin embargo, saben que al votar por ella también lo harán por el Dr. Enríquez así que dudan en apoyarla por el enfrentamiento que tuvieron en semanas anteriores; lo mismo pasa con todos aquellos ciudadanos que aborrecen a los chapulines. Esos detalles no le importan a José Ramón porque sabe que perdiendo gana y su pelea es solamente contra Morena.

Algo parecido sucede con Ricardo López Pescador, tiene nueve años fuera del escenario local, una vez que fue diputado federal en 2009, concentró sus actividades en el centro del país; luego de terminar sus labores parlamentarias se incorporó al Gobierno del la República y pensó que mediante incersiones pagadas en El Sol iba a estar vigente en Durango.

Ricardo dejó de tener presencia, descuidó a sus amigos, desatendió a sus colaboradores, en 2016 no tuvo una participación activa en la campaña de Esteban Villegas y ahora, que ha vuelto a buscar a quienes lo ayudaron en anteriores campañas le dan la espalda y más porque no trae la chequera de gobierno como en antaño.

López al igual que Patricia Flores, van en el segundo lugar de sus correspondientes fórmulas; son los que más pericia parlamentaria tienen, conocen todos los andamios legislativos, saben el teje y maneje de las comisiones y de los cabildeos para que prosperen sus iniciativas.

Ambos se dedicarían al 100 en las cuestiones del Senado, no andar en las banalidades parlamentarias como comer en los mejores restaurantes de la Ciudad de los Palacios; en visitar las boutiques de Polanco o Santa Fe sino en presentar iniciativas que valgan la pena, no cuestiones baladíes que solamente sirven para salir en la foto de los boletines.

Alguno de los dos quedará en el intento, no les debe preocupar porque finalmente deben de saber que así es la política y les tocó jugar como peones de sacrificio.

Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)