Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

INE, OPLE y Tribunal Electoral: Vacíos y contrapesos

se puede vaticinar que la elección 2016 va a estar complicada en sus aspectos técnicos y políticos.

  
El pasado 7 de octubre inició formalmente el proceso electoral local en Durango, con el cual habrá de renovarse el gobierno del estado, el Congreso y los ayuntamientos. Esto es conforme a lo establecido por la legislación electoral de nuestra entidad y la primera etapa es la instalación del Consejo General del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana para comenzar con los preparativos de la elección.

Este proceso electoral tendrá un distintivo especial, pues se implementará la reforma electoral de 2014, la cual derivó en la creación de normas de observancia general, una de ellas como es la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, viene a reglamentar el artículo 41 Constitucional, el cual da vida al Instituto Nacional Electoral y que tendrá injerencia en la organización de los procesos electorales de las entidades federativas.

El Consejo General del INE no solamente tiene la facultad de nombrar y remover a los consejeros electorales de los Organismos Públicos Locales Electorales sino también de intervenir en la realización de sus respectivas elecciones, como es el caso del de Durango que inició el miércoles pasado y veamos cómo y por qué:

La norma constitucional establece de manera general que al INE le corresponde para los procesos electorales y locales: la capacitación electoral; la geografía electoral, así como el diseño y determinación de los distritos electorales y división del territorio en secciones electorales; el padrón y la lista de electores; las reglas, lineamientos, criterios y formatos en materia de resultados electorales, encuestas o sondeos de opinión, la observación electoral, los conteos rápidos, la impresión de documentos y producción de materiales electorales, la administración de los tiempos en radio y televisión así como la fiscalización de los ingresos y egresos de los partidos políticos y candidatos.

Mientras tanto, el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana tendrá las facultades de ver lo relativo a los derechos y el acceso a las prerrogativas de los candidatos y partidos políticos; lo referente a la educación cívica; la preparación de la jornada electoral; impresión de documentos y producción de materiales electorales; declaración de validez y el otorgamiento de constancias en las elecciones locales; cómputo en la elección del titular del poder ejecutivo; resultados preliminares, encuestas o sondeos de opinión, observación electoral y conteos rápidos conforme a los lineamientos establecidos por el INE así como lo relativo a la implementación de los mecanismos de participación ciudadana que contempla la legislación local, tales como la iniciativa popular, plebiscitos y referéndums.

Como podemos apreciar, el Instituto Nacional Electoral llevará la voz cantante en la organización de la elección local de Durango y será a través de la Junta Local Ejecutiva que encabeza el abogado Hugo García Cornejo, quien va a ser un actor trascendental de esta elección.

Hay que estar muy al pendiente de la presencia y presión que pueda ejercer el INE, pues el abogado García Cornejo estará en constante comunicación con el Consejo General del Instituto Nacional Electoral y en caso de que la inestabilidad al interior del OPLE de Durango permanezca, tales como las novatadas al licenciado Kato y el vacío que le han hecho cinco consejeros en no respaldarlo ante los ataques de los partidos, la autoridad electoral de carácter nacional pudiera atraer aspectos de la organización de la elección 2016 para sentar un precedente de interpretación.
VACÍO JURISDICCIONAL

Está pendiente la renovación de la Sala Colegiada del Tribunal Estatal Electoral, facultad que recae en el Senado de la República. A escasos días de haber iniciado el proceso ya se han tramitado siete medios de impugnación en contra de actos del IEPC.
Además de la incertidumbre sobre la elección o ratificación de los actuales magistrados, resalta la ausencia del Magistrado Presidente Raúl Montoya Zamora, quien se encuentra retirado por motivos de salud así que con los golpeteos en el OPLE y la indefinición para el órgano jurisdiccional por parte de la cámara alta, se puede vaticinar que la elección 2016 va a estar complicada en sus aspectos técnicos y políticos.

 

@MtroDelaRosa

lecturaspoliticas.com

Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)