Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

La elección que viene.- #YoSéQuien

José Ignacio Aguado Hernández ya hizo formal su aspiración a la Presidencia Municipal de Durango por el partido Morena.

Primero lo hizo de manera subliminal a través de una campaña de posicionamiento denominada #YoSéQuien, resaltando elementos que lo identificaran, algo parecido a lo que hizo Ismael Hernández Deras en la víspera de la campaña de gobernador en 2004 con el logotipo morado con la palabra “el”; razón por la cual muchos pensaron que el regaño de Yeidckol a los adelantados era con dedicatoria para su persona.

Desde hace cuatro años, Nacho Aguado, adoptó un discurso antisistémico, muy parecido al de López Obrador; se manifestó en contra del sistema de partidos, se pronunció a favor de las candidaturas independientes así como de los contrapesos y correlación de fuerzas.

Además de ser un duro crítico en contra de los políticos, los partidos y los tres órdenes de gobierno, encabezó un movimiento independentista en donde hizo alianza con actores nacionales como Pedro Kumamoto, Jorge Castañeda, Ríos Peter, entre otros para presentar iniciativas en el plano local que se tradujeran en la reducción de financiamiento público a los partidos políticos así como en hacer más accesibles las candidaturas independientes en cuanto a la presentación de firmas se refiere.

Quizá por su estilo contestatario congenió con el proyecto y estilo de López Obrador, por lo que decidió sumarse a su proyecto, siendo contemplado como candidato a diputado federal por el distrito 04, pero ante los acomodos políticos quedó fuera de la planilla a San Lázaro y fue correspondido como coordinador de la campaña presidencial del tabasqueño.

Desde ese espacio, Aguado fue haciendo capital social en todas las secciones electorales del municipio de la capital, además de estrechar los vínculos con la sociedad civil, de manera que siente la posibilidad de tener éxito en la obtención de la candidatura, sin omitir que hizo presencia en el círculo rojo de López Obrador.

Aguado Hernández tendrá que someterse a un proceso interno en Morena, que por lo general es a través de encuestas de popularidad que manda a levantar la dirigencia nacional y que a veces sus resultados no son del todo gratos, como fue en la Ciudad de México y cuyos números no satisficieron a Ricardo Monreal.

Esto lo sabe Nacho, por eso trae una campaña de posicionamiento por aire y por tierra, pues tendrá que medirse con Otniel García y Héctor Vela Valenzuela, quienes se fueron del PRI acariciando la misma aspiración.

Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)