Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

La estrategia de Ricardo Pacheco en la CTM

img_6490.jpg

El general Porfirio Díaz Mori tuvo el resplandor de su carrera política y militar durante la dictadura de Benito Juárez García, y fueron sus ambiciones de poder las que lo condujeron a levantarse en armas en contra del régimen juarista y que le permitieron apoderarse de la Presidencia de la República por más de tres décadas.

Don Porfirio para lavar sus culpas y mantener tranquila su conciencia, desplegó una serie de homenajes al denominado benemérito de las Américas, por ejemplo la construcción del hemiciclo a Juárez en la Alameda Central de la Ciudad de México es uno de los iconos que levantó para honrar la figura del gran Patricio, para de esta manera ganarse a los seguidores de Don Benito y sin duda lo consiguió.

Guardadas las proporciones, es algo muy similar a lo que hizo el fin de semana pasado el nuevo líder de la Confederación de Trabajadores de México en Durango, el diputado local Ricardo Pacheco Rodríguez, en un intento de ganarse el afecto de quienes aún guardan lealtad y gratitud para su depuesto líder el licenciado José Ramírez Gamero.

Pacheco organizó una serie de eventos conmemorativos del 21 aniversario luctuoso de Antonio Ramírez Martínez, quien fuera uno de los defensores radicales del obrerismo en en nuestro país y cuyos excesos lo llevaron a convertirse en un cacique del sindicalismo. Don Antonio es el padre de José Ramírez Gamero, y de todos es conocida la influencia que ejerció sobre su hijo, a grado tal de convertirlo en gobernador de Durango gracias a las negociaciones que hiciera con Fidel Velázquez Sánchez.

Sin embargo, Pacheco además de tender puentes con la familia del difunto líder, no olvida sus orígenes puesto que fue don Antonio Ramírez, a recomendación de don Baltasar Pacheco, quien lo incorporó al círculo obrero ganándose la simpatía, el afecto y la admiración del entonces secretario general de la CTM en nuestra entidad y que a la postre, le sirvió no sólo para empezar su sobresaliente trayectoria política, sino para haber incorporado al PRI a Ismael Hernández Deras luego de que estaba a punto de incorporarse a las filas del PAN por invitación de los grupos de extrema derecha que provenían de la antigua Secundaria 6, según lo platicaba Antonio Herrera Caldera en sus diferentes tertulias cafeteras en el restaurante del Holiday Inn.

Ricardo Pacheco se distingue por ser un político prudente, calculador y sobretodo conciliador, jamás pasó por su mente organizar una conjura para derrocar a José Ramírez Gamero, sino que fue producto de la coyuntura política derivada de la rivalidad entre don Pepe y Carlos Aceves, líder nacional de la CTM; de modo que si Pacheco no hubiese aceptado asumir la sede vacante, tal vez hubiese elegido otro personaje.

Fue notable la ausencia de los descendientes de don Antonio Ramírez a esos homenajes celebrados el día sábado, pero resalta más la nobleza de Ricardo Pacheco puesto que no olvida sus orígenes y no desea borrar de un plumazo las tradiciones cetemistas como son los homenajes a Benito Juárez cada 21 de marzo así como honrar la memoria de don Antonio Ramírez Martínez y es que a los viejos cetemistas les debe causar trabajo resignarse a que el ahijado se convirtió en padrino.

Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)