Escrito por Iván Ramirez M.

Político Ciudadano. Líder estudiantil universitario en su juventud. Articulista y comentarista en diversos medios de comunicación.

La Maldición de CEPILLIN

No  si sucedió, soñé o vi la película, pero recuerdo haber visto cepillin en el circo -era un payaso que salía en la tele y fue muy famosoalgunos todavía lrecordaran. Pues bien, él grabó varias canciones,una de ellas se llamaba “aplaudir” y la letra iba más o menos así: “aplaudir, aplaudir vamos todos a aplaudir” como leen, no se trata de nada complicado y/o  profundo, pero al parecer esa canción traía algún mensaje oculto que penetro, cual si fuera ladilla, el subconsciente de algunas personaDejándoles una fijación extraña, como la de aplaudir y querer que igualmente todos aplaudan.  

Ya va un par de voces que escucho, diciendo que los ciudadanos nos hemos vuelto muy  delicaditos o con poca visión de cómo se hacen las cosas al momento de gobernar. Pues dicen que dejamos de ver las cosas verdaderamente importantes, por andarnos  fijando en cuanto pagaron por viajar en helicóptero algunos candidatos o líderes de partidos o, si era un vehículo oficial y lo usaron para cuestiones personales o, si la familia del presidente anda de compras en Beverly hills  o trae su esposa un vestido de cien mil pesos.  

Creo que los ciudadanos no les queda otra, que vigilar el derroche de recursos públicos que descaradamente se efectúan a la vista de todos.Pues el Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (IFAI) ha clasificado como reservados, más de 12 millones de expedientesAsique, ¿cómo saber lo demás que hacen o hicieron si no se tiene acceso a ello?.

A pesar de esto, todavía hay quienes piden que no estemos viendo los prietitos en el arroz. ¡Pos ahora si la fregamos! -diría mi abuela- ahora resulta quenos quieren ver aplaudiendo como focas ¿acasoalguno de ustedes contrata un maistro albañil para que levante una barda y al terminar, le aplaude?¿Acaso cuando le paga a su abogado por resolverle un problema, le aplaude¿Entonces, por quéaplaudirle a nuestros servidores públicos cuando hacen bien su trabajo? o ¿Por qué aplaudir, cuando a falta de empleo y buenos sueldos, ha aumentado la mano de obra barata cual si fuera una ofrenda para las maquiladoras? ¿aplaudir, por todo el recurso humano que le estamos mandando al crimen organizado a falta de oportunidades?¿AplaudirOK, nomás espérenme tantito, dejen voy a preguntar si no les molesta el ruido de los aplausos a 53 millones de pobres y a los más  de 40millones que podrían caer en pobreza por tener ingresos bajos o no tener acceso a la educación, salud, vivienda o seguridad social (según datos del coneval) .  

Después de que esoplaticamos hijos dcepillin.

Escrito por Iván Ramirez M.

Político Ciudadano. Líder estudiantil universitario en su juventud. Articulista y comentarista en diversos medios de comunicación.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)