Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

La nueva tendencia del marketing político


La nueva tendencia del marketing político es dejar al candidato que actúe de manera natural, como es, sin poses ni acartonamientos porque en la actualidad la gente experimenta un fuerte rechazo hacia la política y los políticos, pues los asocian con la corrupción y deshonestidad por sus falsas promesas.

La ciudadanía ya detecta fácilmente a los políticos y más cuando buscan un cargo, inmediatamente adivinan las jugadas cuando un personaje los saluda efusivamente, se sobreexpone en los medios masivos de comunicación pero sobretodo, cuando cambia radicalmente su imagen y discurso.

Lo anterior provoca que la gente deduzca que ese político se sometió a sesiones de marketing político, consistentes en mejorar su imagen física como bajar kilos con dietas y gimnasios, dominar el manejo en las cámaras y tener buen manejo de la dicción en los discursos, producto de clases de oratoria.

Sin embargo, los consultores con tal de ganar dinero no son honestos con estos clientes y cometen serias barbaridades como quitarles su esencia personal, tales como depilar bigotes, poner implantes de cabello, cubrir las canas con Just For Men o colocar sombreros vaqueros cuando toda su vida jamás vistieron a la usanza campirana sino ejecutiva y ya excesivamente, hasta casarse de manera exprés para mandar el mensaje de ser hombre o mujer de familia.

Ahora el candidato tendrá que ser tal cual es, que el votante lo sienta auténtico y no sobre actuado, porque eso provoca una percepción de falsedad e hipocresía; el mejor marketing será la naturalidad de la persona, sin ocultar sus fallas discursivas y en el vestir pues así, la población percibirá que no es el político tradicional, sino una persona común que siente y piensa como ellos.

Todo esto fue el contexto de la conferencia del asesor de El Bronco, Memo Rentería, realizada el pasado viernes en el antiguo Palacio Municipal y que fuera organizada por el maestro Milton Eloir López, mejor conocido como El “Cordovés”.

El éxito de Jaime Rodríguez Calderón, actual gobernador electo de Nuevo León, es que no le apostó a las campañas mediáticas sino territoriales así como al manejo personal de las redes sociales para interactuar con la gente; atender personalmente a la ciudadanía publicitando su número de teléfono celular y contestar. Muchos políticos de aquí de Durango no contestan ni llamadas ni mensajes y a lo mucho lo hacen sus asistentes personales.

La naturalidad de El Bronco fue lo que le ayudó a conectar con la gente. No cambió su forma de ser, de hacer y de decir las cosas sino que su comportamiento fue como siempre; ahora la expectativa es que el poder no lo haga cambiar como muchos que se suben al ladrillo y agarran poses de emperadores rodeados de guaruras, asistentes tipo top models y vistiendo ropa de marca porque en caso de hacerlo, el pueblo de Nuevo León lo castigaría severamente como a Vicente Fox, que de ranchero se convirtió en potentado cuando llegó a Los Pinos, dándose lujos como las famosas toallas de baño que eran bastante finas y caras.

Esperemos a ver si las candidatas y candidatos para los diferentes cargos a renovarse el próximo año siguen la tendencia de la naturalidad o se convierten en esclavos de los despachos y consultorías que los transforman a base de tratamientos faciales, tintes de cabello, dietas extenuantes y a la magia del photoshop en que no sean los mismos que nos encontramos en las calles o bien, siguen la tendencia de El Bronco en ser tal y como son, sin hipocresías.
@MtroDelaRosa

lecturaspoliticas.com

Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)