Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

La ociosidad de las organizaciones de alcaldes

Todas las asociaciones de alcaldes que se han inventado no son más que meros membretes, que solamente generan gastos innecesarios que terminan por convertirse en agencias promotoras del turismo politico. 
Presidir este tipo de organismos da relumbrón para quien las encabeza, representa una previa inversión para obtenerla y garantizarle a sus miembros la posibilidad de estar viajando a diversas sedes con el pretexto de reunirse para generar proyectos que al final del día no llegan a nada. 

Comento esto porque ha si nos lo ha demostrado la historia política de la localidad, basta con hacer un repaso de todas las asociaciones de ediles que han presidido munícipes durangueños y nos daremos cuenta que no trajeron ningún beneficio a la comunidad sino solamente placer para la clase política. Veamos: 

En el trienio de José Rosas Aispuro Torres se creó la asociación de Los Tres Durangos, supuestamente con el afán de establecer lazos amistosos, comerciales y de permanente colaboración. 

De ese organismo no quedó nada, solamente un intercambio de una española que era una especie de regidora y se pasó varias semanas aquí en nuestro municipio dándose una vida de gran placer, en francachelas y pachangas con políticos de la entidad. 

En ese mismo tiempo, el entonces presidente municipal fue líder de dos organismos nacionales que aglutinan a los presidentes municipales del país y solamente sirvió de parangón, para publicitar su imagen de manera masiva y no se llegó a nada.

En el trienio 2004 a 2007, Jorge Herrera Delgado fue presidente de un organismo iberoamericano de alcaldes y ese cargo lo heredó a Jorge Herrera Caldera y únicamente sirvió para que funcionarios municipales y regidores, viajaran a distintos países de Sudamérica y de Europa, quienes hicieron un turismo excepcional en ciudades de primer mundo.

A la par del turismo politico, las asociaciones de presidentes municipales tienen un fin político, consistente en servir de plataforma de promoción de quienes la presiden para posicionar su imagen rumbo a elecciones futuras. 

Cuando Herrera Caldera fue presidente municipal, se inventó la Asociación de Alcaldes “Unidos por Durango” para que tuviera pretexto de recorrer la entidad y darse a conocer rumbo a la elección de 2010 y también se creó la organización de alcaldes afiliados a la CNOP para que tuviera un membrete que valiera su candidatura por el PRI por su nula militancia tricolor. 

El mismo modelo se utilizó a partir del año 2013, en donde se creó la asociación de municipios saludables en la cual se desviaron programas de la Secretaría de Salud para que el entonces alcalde capitalino, Esteban Villegas, regalara vitaminas y árboles en el interior del estado en un afán de posicionarse rumbo a la elección de gobernador. 

Ahora, en 2017 el doctor José Ramón Enríquez Herrera incurre en las mismas prácticas al asumir la presidencia de dos organismos que aglutinan a gobernantes de los municipios y sin lugar a dudas, que forma parte de su agenda por la elección de 2022, pero debe verse en el espejo de Esteban Villegas, que de nada le sirvió tanta sobreexposición mediática ni la colocación de membretes en la solapa del saco.

Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)