Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

La renuncia de Erasmo Návar a la rectoría

Porfirio Díaz Mori, renunció a la Presidencia de la República porque no quería ser la causa del derramamiento de sangre en México a consecuencia del movimiento armado iniciado el 20 de Noviembre de 1910. Algo parecido debería hacer Oscar Erasmo Návar García, para evitar que la Universidad Juárez del Estado de Durango (UJED) siga siendo motivo de disputas entre los grupos políticos de la entidad.

Erasmo es buen hombre, ético, lo demostró en su quehacer profesional como contador del PAN y en su despacho; también como profesor y directivo de la FECA, de la cual nunca pudo llegar a ser director. Siempre fue un contador discreto y por la coyuntura fue rector de la UJED, mas nunca pudo cuajar en el cargo por el sinsabor de la reforma legal que hiciera el Congreso del Estado para forzar el cambio de rector.

Návar quiso hacer migas con todos los universitarios, buscó a los viejos juaristas a través de su pariente Roberto “El Pelón” Aguirre; abrió espacios a integrantes del movimiento pro autonomía, quiso adoptar estilos boleros y pícaros como los rectores Hernández Meraz, Aguilar Vera y Rodríguez Lugo; adoptó poses permisivas y condescendientes con los directores de las unidades académicas como lo hiciera en su tiempo Rubén Calderón; pero con todo y eso, los universitarios no lo aceptaron del todo por su forma de llegada a la rectoría, al igual que a Luis Tomás Castro, a pesar de ser hijo de un buen universitario como lo es don Camerino Castro González.

Bajo este entorno, Erasmo Návar, debería convocar a sesión de Consejo Universitario, en donde rinda un informe de su gestión al frente de la Universidad y al mismo tiempo, presentar su renuncia como rector para que se convoquen a elecciones libres, en donde todos los universitarios participen en un proceso electivo ante una variedad de candidatas y candidatos a la rectoría.

En esa misma sesión se pudiera conformar una Comisión Electoral, integrada por universitarios con amplia trayectoria académica para fijar las reglas de la elección de rector y no sea una pantomima con acuerdos entre los directores en sesión a puerta cerrada de Junta Directiva.

Todo esto es un mero ejercicio imaginario, no sé lo que esté pensando Erasmo o qué pase por su cabeza en estos momentos, cuando él mismo aceptaba que su permanencia en el cargo dependía del triunfo del PRI en las elecciones de gobernador; pero sería un acto de dignidad personal, que llevara a cabo la sugerencia hasta aquí escrita, pues pasaría a la historia como el rector que le devolvió la autonomía política a la Universidad y no deberla a un personaje o un cuerpo colegiado externo a la casa de estudios.

Si Erasmo renunciara a la rectoría, le evitaría a la UJED estar en la arena política del Congreso del Estado; situarla en el ojo del huracán y ser noticia no por sus avances en la academia, en la investigación científica o en la difusión de la cultura sino por ser el ansiado botín de las castas políticas que imperan en Durango.

La renuncia de Erasmo a la rectoría, permitiría sentar las bases para que sean los propios universitarios quienes inicien los trabajos de contrarreforma, de convertir a la Institución en más transparente, más austera y de mejores resultados en todas sus áreas pues el cambio de rector no resuelve los problemas que desde hace décadas viene arrastrando la Universidad Juárez.

Óscar Erasmo aún podría salir por la puerta enrejada, mirar con la frente el alto los hipogrifos que custodian la fachada galana del Edificio Central y ser despedido entre Goyas y aplausos, y que su retrato al óleo luzca sin mácula en la Sala de Rectores, siempre y cuando, renuncie con dignidad puesto que de no ser así, saldrá por la puerta secreta del despacho del rector o por la puerta de servicio del auditorio.

Erasmo no debería consultar a su Blackberry sino a su conciencia, a su corazón universitario, a su amor propio y saber retirarse a tiempo, no que el tiempo lo retire. Es por su propio bien, por su dignidad humana, por el bien de la Universidad que se se mantuvo monótona y sin espíritu, por eso Návar García, tiene en su poder de convocatoria a los concejales universitarios la oportunidad de darle un viento fresco al legado del Gran Patricio y lograr que el Espíritu vuelva a hablar por la raza universitaria.

Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

4 Comentarios en “La renuncia de Erasmo Návar a la rectoría”

  1. Hector Talamantes

    Cuando una persona es subordinada debe obedecer hasta el final a quien decidió subordinarse, este Contador desde el momento mismo que acepto ser el contralor títere del gobernador , perdió todo lo que un día gano como universitario bien nacido. La Contraloría sólo sirve para tapar trapacerías del gobernador y para perjudicar a quien el ejecutivo decide…en ese momento la ética y la dignidad del que acepta el puesto queda en entredicho….en fin sus reflexiones muy buenas como siempre…saludos

    Reply
  2. jaime Zavala

    Que derecho te da para influir sobre la desiciones y destino de las personas veo que te sientes superior por tener un periódico comprado que te respalda, cual es razón de señalar que eres estudioso del derecho la humildad debe ser la mejor arma de un buen periodista,yo estuve en el Novedades en el Excélsior mi mejor maestro Don Julio S y cuando colabore en el sol de Durango nunca presumí que fui maestro en la Nacional preparatoria y Universidad autónoma y siempre mis fuentes periodísticas fueron investigadas y no de oídas ese es el principio de todo buen periodista

    Reply
  3. dorian

    C. Enrique Peña Nieto
    Presidente de Los Estados Unidos Mexicanos
    C. Aurelio Nuño Mayer
    Secretario de Educación Pública
    C. José Rosas Aispuro
    Gobernador Constitucional del Estado Libre y Soberano de Durango
    C. Oscar Erasmo Návar García
    Rector de la Universidad Juárez del Estado de Durango
    C. Jaime Valls Esponda
    Presidente de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior

    A LA OPINIÓN PÚBLICA

    Quienes suscribimos este escrito, académicos, administrativos y estudiantes de la Universidad Juárez del Estado de Durango UJED, queremos manifestar nuestro rechazo a la intromisión de Rubén Calderón Luján, Secretario de Educación de Durango, en la vida interna de nuestra institución, usando un grupo de porros y personal de la misma para generar inestabilidad y recuperar de nuestra noble Universidad.
    Rubén Calderón no entiende que su tiempo como rector ya pasó, y que lo que no hizo de provecho para la UJED no lo puede intentar hacer ahora en su encomienda en el gobierno estatal, y mucho menos puede afectar nuestras actividades académicas poniendo en riesgo la viabilidad del semestre que tendría serias repercusiones para los estudiantes, que son la principal razón de que existan las instituciones educativas.
    Por ello, solicitamos la intervención inmediata del Gobernador José Rosas Aispuro y del Presidente de la República, Enrique Peña Nieto y de Jaime Valls Esponda, presidente de la ANUIES, para exigirle a Rubén Calderón que frene sus intentos por desestabilizar a la Universidad y demandamos que, en respeto al principio de AUTONOMÍA que rige a las universidades públicas descentralizadas se mantenga al margen de la vida académica de la UJED y se avoque a la responsabilidad que le fue confiada por el mandatario estatal o de lo contrario, renuncie a la Secretaría de Educación y se dedique al activismo universitario.

    Próximamente daremos a conocer más información sobre el proceder mafioso y corrupto de Calderón Luján y su grupo, quienes ya están preparando el asalto a la UJED para usarla en beneficio de su clán y en menoscabo de nuestra institución educativa.

    ATENTAMENTE
    COMITÉ POR LA TRANSPARENCIA Y LA HONESTIDAD UJED

    Reply

Deja una respuesta

  • (will not be published)