Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Las elecciones que vienen: escenario panista

Ha trascendido de que Aispuro Torres tiene contemplado como único perfil legislativo a su coordinador de Gabinete, Carlos Maturino, para que se traslade al Congreso y sea quien le lidereé la bancada panista y mueva los hilos del parlamento local.


El próximo mes de septiembre, inicia formalmente el proceso electoral 2017-2018, el cual tendrá la peculiaridad de que en nuestra entidad será concurrente, esto es, que además de votar por los candidatos a la Presidencia de la República, al Congreso de la Unión, también se emitirá el sufragio para integrar el Congreso del Estado de Durango.

A partir de la presente entrega, analizaremos cada uno de los frentes políticos, los cuales aparentemente no están preparados del todo para enfrentar con éxito las batallas electorales que se avecinan.

Comencemos con el partido gobernante, en donde sin lugar a dudas, el interés de su jefe político, el gobernador del estado, será concentrar las baterías en obtener la mayoría en la legislatura local con la finalidad de que su proyecto pueda despojarse de sus ataduras.

En este sentido, el mandatario estatal tendrá que evaluar qué cuadros de la actual legislatura le pueden ser útiles para pensar en una eventual reelección o de plano, buscar entre sus cercanos figuras afines y con posibilidades de obtener el triunfo en las urnas electorales.

Ha trascendido de que Aispuro Torres tiene contemplado como único perfil legislativo a su coordinador de Gabinete, Carlos Maturino, para que se traslade al Congreso y sea quien le lidereé la bancada panista y mueva los hilos del parlamento local.

Quizá el titular del ejecutivo tenga en mente al personaje citado porque además de ser de todas sus confianzas, es la persona que le opera los temas más delicados de su gobierno y de manera paulatina ha ido destrabando los nudos propios del quehacer gubernamental, como es ir cerrando filas en el gabinete a favor del gobernador y no de los proyectos personales.

Y es que todo gobernante requiere de ciertas reformas constitucionales y legales para darle certeza jurídica a su respectivo proyecto de gobierno, y Aispuro ha tenido dificultades para tener un caminar terso por no contar con mayoría y con buenos enlaces legislativos, puesto que el que actualmente desarrolla esta función tiene conflicto de intereses por pertenecer al sector obrero del PRI, el cual encabeza Ricardo Pacheco; por ello es que sin duda le apostará a ganar el Congreso más que las diputaciones federales que no sirven de gran cosa en un universo de 500 personas.

Igualmente, esta elección le representa a Rosas Aispuro una oportunidad para renovar su gabinete, ya que al menos tres integrantes de su equipo de trabajo tienen en la mira saltar al Senado o a la Cámara de Diputados, de manera que les podrá dar luz verde para que se vayan a buscar sus sueños electorales pero que ya no vuelvan en caso de perder.

Lo interesante va a ser cuando se vea en la necesidad de inclinar la balanza para integrar la fórmula al Senado de la República, la cual el alcalde capitalino hace su trabajo por obtenerla con su alianza con Juan Quiñones y Jorge Salum, querrá aparecer como un cuadro emergente a nivel estatal. Aquí sin duda estará de por medio su sucesión anunciada, ¿la dejará correr? Yo creo que sí.

Va a ser interesante ver cómo el partido en el poder de la mano del gobernador va desdoblando la agenda electoral, toda vez que volvió a izar la bandera del combate a la corrupción y eso le podrá significar cierto posicionamiento para el proceso que ya está a la vuelta de la esquina. 

Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)