Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Las elecciones que vienen.- escenario perredista


El Partido de la Revolución Democrática, aunque no les guste a muchos, también es partido gobernante en Durango porque prestó su membrete para que José Rosas Aispuro Torres fuera postulado a la gubernatura en una candidatura común con el Partido Acción Nacional.
El PRD ganó mucho a pesar de no gozar de presencia política en la entidad, pues además de que muchos de sus integrantes emigraron a Morena, otros se fueron a Movimiento Ciudadano, cuando lo presidía el doctor Enríquez y no se les veía un futuro halagador para conservar su registro estatal.

Ahora, producto de esas candidaturas comunes y de los acuerdos cupulares, el partido del sol azteca logró ganar posiciones que jamás se habrían imaginado, sobretodo en donde tienen recursos humanos y materiales para construir un importante capital político en toda la entidad.

Y es que este partido de izquierda jamás hubiera adquirido tantas posiciones si no hubieran ido de la mano con Rosas Aispuro y Enríquez Herrera, pero ¿cuáles son sus escenarios políticos de cara al 2018? Veamos:

Al margen de las negociaciones que realicen en las altas esferas nacionales para ir en alianza con el PAN y el PRI para frenar a López Obrador, este partido representa el Plan B del presidente municipal de Durango, en caso de que en el PAN le nieguen la candidatura a senador de la República; al menos así lo dejó entrever su dirigente estatal hace unos días en rueda de prensa y si este escenario prospera, entonces el PRD obtendrá una cantidad de votos que lo llevarían a ser una fuerza política importante en Durango, toda vez que el oftalmólogo acostumbra a inyectar fuertes recursos a sus campañas políticas.

La elección del próximo año, que ya hemos apuntado tendrá la característica de ser concurrente, será la gran oportunidad para que los hermanos Cruz Martínez y compañía, reaparezcan con buenas expectativas en el escenario político local, toda vez que tienen bajo su control las dependencias dedicadas al clientelismo electoral y siempre se han caracterizado por ser diestros en la política de masas.

En conclusión, la estabilidad política del PRD para las elecciones venideras dependerá en mucho de las negociaciones que se hagan con el PAN, que no es una alianza electoral sino de sobrevivencia política que les garantiza tener posiciones importantes y más ahora, que este partido padece el rechazo de López Obrador, y Miguel Ángel Mancera no les garantiza los mismos réditos.

Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)