Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Las encuestas dirán quién será el candidato de Morena

Se espera que en las próximas horas salga humo blanco de Palacio Nacional, para saber quiénes serán los candidatos del nuevo partido dominante para renovar los ayuntamientos.

En el caso de Gómez Palacio ya está muy cantado que el abanderado será Blas Rafael Palacios Cordero, compañero de lucha del actual Presidente de la República desde que ambos militaron en el PRD. Juan Ávalos no transitó por tener muy marcado el sello del herreracalderato.

Y es que en la capital del país, en el círculo de la líder nacional de Morena, quedó claramente establecido que en esta elección no se les daría jugada a todos aquellos que provienen de otros partidos políticos o corrientes ideológicas ajenas al proyecto alternativo de Nación; en pocas palabras, en lo que se refiere a Durango, no se quiere nada que tenga vínculos con Herrera Caldera, ya que muchos de sus cuadros afines además de traer serios desgastes, su postulación permitiría para que las estructuras y elites del PRI, se movilicen en favor de Acción Nacional, como lo hicieron en 2010 y 2016, amén de que no tienen un candidato competitivo, con más ganas impulsarían el proyecto gobernante de Rosas Aispuro.

Por esta razón es que por antonomasia, Otniel García Navarro se bajó de la contienda interna para la candidatura a la presidencia municipal de Durango y con él, todos aquellos cuadros que prosperaron política y económicamente durante el herreracalderato; a pesar de que tanto Otniel como Héctor Vela aparecen posicionados en las encuestas como personajes reconocidos en la política de la localidad, pero los análisis que se tienen en Morena es que son proclives a despertar el voto en contra de los priistas y que estos voten por el PAN.

En este sentido, el método de selección del candidato de Morena a la Presidencia Municipal de Durango será mediante el levantamiento de encuestas, en donde los finalistas son Ignacio Aguado Hernández, personaje cercano al canciller y quien hizo valer su relación con el nombramiento de su incondicional Monica Rodríguez en la Delegación de Relaciones Exteriores; Fernando Rosas Palafox, por sus lazos de parentesco con Cuauhtémoc Cárdenas e Iván Ramírez Maldonado, quien se ha mantenido vigente por su exposición mediática así como por su estancia en la izquierda desde el PRD y ahora en Morena.

Estaremos a la expectativa de los resultados de dichas encuestas y que estos sean respetados por los aspirantes y no vaya a darse un episodio como en la Ciudad de México, en donde Ricardo Monreal afirmaba que en sus encuestas iba mucho muy arriba que la actual Jefa de Gobierno, por lo que hoy cabe hacer una recuerdo de don Salvador Nava en el 37 aniversario de su fallecimiento, cerrando con su frase inmortal: “veremos y diremos”.

Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)