Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Las maquinaciones para la sucesión 


Guillermo Adame Calderón defiende una tesis político-electoral con la cual garantiza el triunfo del PRI en la gubernatura el año próximo, la cual consiste en dividir ampliamente las preferencias electorales para que el voto se diversifique y así el partido gobernante salga avante con su voto duro, burocrático, estructural y los promovidos por sus organizaciones de la sociedad civil como la FECOP, CCE, entre otros.
El doctor Adame, sostiene que un escenario desfavorable para el Revolucionario Institucional es la polarización, en que las preferencias solamente se dividan en dos opciones como sucedió en 2010 en donde se conformaron dos grandes bloques: los seguidores de Ismael que le apostaban a la continuidad de ese grupo y a los relegados que se refugiaron en torno a José Rosas Aispuro Torres.

En esa elección la participación ciudadana se incrementó considerablemente, pero solamente votaron por dos opciones pues Gabino Martínez declinó por Aispuro y además no levantó como se esperaba; en cambio, en la elección municipal ganó Adán Soria porque contendieron tres perfiles competitivos como Gonzalo y Dorador, por lo que el priista salió triunfador con el voto citado al principio de esta entrega.

Ahora, en la víspera de la sucesión 2016, curiosamente vemos que empieza a tomar forma la tesis de Guillermo Adame pues mientras se está a la espera de quién será el abanderado o abanderada del Revolucionario Institucional, la oposición empieza a manejar sus cartas y son las siguientes:

  1. José Rosas Aispuro Torres tiene amarrada la candidatura a gobernador por el PAN y el PRD, aún no se define si será por coalición o a través de la figura de la candidatura común en donde se podrán transferir porcentajes de votos.
  2. Manuel Espino Barrientos será el candidato de Movimiento Ciudadano para hacerle marcaje personal a Aispuro, además de perjudicarlo en atraer el voto de El Yunque que se encuentra refugiado en el PAN. Espino es cuestionado por su residencia efectiva en Durango pero la hará valer con sus negocios como un restaurante, un hotel y un estacionamiento que tiene en la capital de esta entidad desde 2010.
  3. Morena podrá postular a Guillermo Favela o Iván Ramírez Maldonado que son las dos cartas fuertes con las que cuenta en este momento; ellos serían reforzados con la presencia de López Obrador.
  4. El PANAL pudiera postular a José Nieves García Caro o Alfredo Valles que tienen presencia territorial importante.
  5. Alejandro Campa Avitia, ex secretario de Salud y dirigente de Redes Ciudadanas, buscará el registro como candidato independiente para atraer los votos de quienes se sienten atraídos por la novedad de los postulados por cuenta propia o sin aval de partido.

Como podemos apreciar, se están maquinando muchas cosas en torno a la sucesión gubernamental pero hasta el momento no se observa un sentimiento de adhesión a ninguno de los aspirantes a la gubernatura, quizá la gente espera a que el partido dominante defina el nombre de la persona que lo abanderará para luego entonces, tomar una decisión o como se dice popularmente “sumarse a la cargada”.

Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)