Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Las mutaciones de Ismael

06-ihd-sombrero.jpg

para sorpresa de propios y extraños, el senador Hernández Deras aparece como dirigente nacional de la Confederación Nacional Campesina (CNC)

Quizá Ismael Hernández Deras sea el único priista que ha transitado por los tres sectores de su partido político: el obrero, el popular y el campesino.

Ismael ingresa a las filas del PRI gracias a la persuasión de Ricardo Pacheco, ya que sus amistades yunquistas que venían con él desde la antigua Secundaria 6, lo estaban alentando a enrolarse con la doctrina de Acción Nacional, según me llegó a comentar gente cercana a Jorge Herrera Caldera.

Para la década de los 80s, Pacheco, ocupaba un lugar importante en el afecto de los jerarcas de la CTM en Durango y fue durante el gobierno de José Ramírez Gamero, cuando empiezan a figurar en el trabajo partidario con las fuerzas juveniles.

No se sabe en qué momento, Hernández Deras, se muda a la CNOP y durante el sexenio de Silerio y Guerrero Mier en donde despega su carrera política, obteniendo todas sus candidaturas como cuota del sector popular; llegando incluso a ser dirigente estatal de la confederación donde se aglomeran las organizaciones populares del PRI corporativista. Basta recordar que en ese tiempo, su carrera fue paralela a la de José Rosas Aispuro Torres, con quien se llegó a enemistar y hoy a contentar.

Ahora, para sorpresa de propios y extraños, el senador Hernández Deras aparece como dirigente nacional de la Confederación Nacional Campesina (CNC), pues ignoran en qué momento se afilió a la Liga de Comunidades Agrarias.

Sin embargo, esto habla de la astucia zorruna de Ismael, la cual siempre ha hecho gala en su carrera política para saberse mover en los círculos del poder y obtener todas sus candidaturas; podemos enumerar desde Vázquez Raña, el cardenal, Fox, Fernández de Cevallos y demás hombres de poder y dinero que le han permitido ir escalando para arribar a la cumbre del poder en México.

Esa misma astucia, la vimos con las maniobras que hizo para dejar en su lugar a Jorge Herrera Caldera, borrarse del mapa durante seis años, fingir una pelea a consecuencia de una fiesta suntuosa para desmarcarse de él y finalmente lograr que fuera el hijo de don Nabor el que cargara con todas las culpas, mientras Ismael consolida su carrera en la política nacional como operador del grupo Atlacomulco.

Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)