Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Las rutas del extinto PT

  
Gonzalo pudiera revivir el famoso Comité de Defensa Popular (CDP) con el que iniciara su lucha social en Durango a finales de la década de los 70


Una vez que se agotaron todos los medios de impugnación derivados del proceso electoral federal 2015 y con ellos se confirmó la pérdida del registro del PT como partido político nacional, sus cabecillas deben seguir un par de rutas para volver al sistema político-electoral, de acuerdo al Capítulo I de la Ley General de Partidos Políticos y veamos cuáles son:
REGISTRO NACIONAL
Los militantes del Partido del Trabajo, pueden ir reorganizándose para afinar las listas de sus afiliados en por lo menos 20 entidades federativas o bien en 200 distritos electorales para rebasar el 0.26% del padrón electoral así como volver a preparar sus documentos básicos compuestos por declaración de principios, plan de acción y estatutos para notificar al Instituto Nacional Electoral de su intención de retornar, pero esto será hasta el mes de enero de 2019, o sea, al año inmediato de la elección presidencial. 
Esta disposición se contempló en la reforma electoral publicada el año pasado, con la intención de evitar que cada tres años se formaran nuevos partidos políticos cuya única función era sangrar al erario.

REGISTRO ESTATAL
Los sempiternos dirigentes del PT ya han estudiado la posibilidad de acogerse al registro estatal en distintas entidades federativas pero en otra entrega, apuntamos que en Durango no cumplen con la totalidad de los requisitos que establece la ley en comento, específicamente el relativo a la postulación de candidatos propios en la mitad de los ayuntamientos en la última elección local y recordemos que en 2013 por su desatinada alianza de facto con el PAN, desistieron de registrar abanderados y solamente compitieron por su cuenta en dos municipios.
Bajo este supuesto, el líder moral petista, Gonzalo Yáñez, tiene dos posibles caminos: 

1.- Jugársela y solicitar el registro del PT ante el IEPC y apelar a una posible interpretación benévola de la ley por parte de los nuevos consejeros electorales, cuya decisión sin lugar a dudas sería impugnada en los tribunales, sobretodo por el dirigente estatal de MORENA, quien ha demostrado ser el principal detractor de Gonzalo.

2.- Solicitar su registro como Asociación Política Estatal, comenzar con sus asambleas constitutivas, recibir subsidio por parte del IEPC y de esta manera empezar a pavimentar el camino para iniciar su conversión a partido estatal pero esto sería hasta enero de 2017, que es lo que pudiera también intentar Alejandro Campa con su APE Redes Ciudadanas, para lo cual requerirán tener militantes en al menos dos terceras partes de los municipios de la entidad.

Bajo este esquema, Gonzalo pudiera revivir el famoso Comité de Defensa Popular (CDP) con el que iniciara su lucha social en Durango a finales de la década de los 70 y contemplar la posibilidad de crearlo como partido político estatal e ir a la par de los intentos que haga Alberto Anaya a nivel nacional.

Es la segunda ocasión en que el Partido del Trabajo pierde su registro y volvió a reagruparse para retornar al sistema de partidos, de manera que no hay duda que realizará las mismas diligencias con tal de estar de vuelta pero, será interesante ver si sus vetustos líderes aún guardan la simpatía de las masas populares y su futuro causa expectativa porque llevan más de dos décadas viviendo de las prerrogativas del PT.
lecturaspoliticas.com

@MtroDelaRosa

Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)