Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Los cambios en el gabinete

img_0051-1.jpg

Especular, adivinar y hasta proponer cambios en el gabinete, es uno de los pasatiempos favoritos de la clase política y de su subclase, que es en la que nos hemos convertido los comentócratas.

Esto se debe a que en México, la costumbre política de los gobernantes es armar los gabinetes o equipos de trabajo con base al principio de “cuotas y cuates”, así como en integrar perfiles dóciles, dúctiles con la mística de la obediencia como bien supremo; mas nunca se hace bajo el criterio de la “méritocracia”.

Sin embargo, este pasatiempo consistente en filtrar nombres de posibles cambios, movimientos, enroques, reestructuraciones y demás, ya se está convirtiendo un tanto ocioso, porque así los gobernantes en uso de sus facultades legales le den la vuelta a sus gabinetes las cosas no cambian, porque al final del día los funcionarios no actúan libremente sino siguen la pauta que les marca quien los designó en el puesto que ostentan.

Con relación a este tema, conviene echar una mirada al pasado reciente. Quizá en el sexenio de Ismael Hernández Deras fue cuando más cambios permanentes se hicieron en el gabinete del gobierno estatal y lo mismo sucedió con su sucesor, Jorge Herrera Caldera; los cambios fueron cosa de todos los días y no hubo nada trascendente. Esa misma tónica la seguirá Enríquez Herrera, quien sigue los mismos modelos por provenir de ese grupo político.

El sello de sus movimientos fue colocar a gente con perfil bajo y con suma obediencia para hacer, firmar y decir lo que se le ordenase sin cuestionar; en el periodo de Herrera Caldera se acentuó más porque el gobierno se manejaba no en inmuebles gubernamentales sino en una mesa del Holiday Inn o en una oficinita del barrio de J. Guadalupe Rodríguez.

Ahora se habla de la necesidad de cambios en el gabinete de Rosas Aispuro, la excusa son los tiempos electorales y todo indica que la administración pública será la cantera de donde se extraerán candidaturas para el proceso concurrente. ¿Quiénes se perfilarán? Los que decida el gobernador; ¿qué harán? Lo que quiera el gobernador.

Si el titular del poder ejecutivo hace cambios en el gabinete no va a pasar nada extraordinario, las cosas van a seguir como hasta ahora, nadie puede ir más allá de lo que marcan sus facultades legales ni rebasar el estilo del mandatario así que quien llegue o se vaya, todo seguirá como hasta ahora.

Para todos aquellos que quieren adivinar qué movimientos realizará Rosas Aispuro, basta con echar una mirada a sus antecedentes de cuando fue presidente del Congreso y alcalde capitalino, integró un equipo en donde reinó el perfil bajo y la mística fue no asomar la cabeza, sino cerrar filas para el proyecto político de quien los invitó a colaborar.

No hay que hacer olas, todo va a seguir como hasta ahora, pues siempre es conveniente hacer cambios para que las cosas sigan igual, porque los gabinetes no se someten a indicadores de evaluación internos y mucho menos externos; no se le da seguimiento al cumplimiento de las metas fijadas en los planes de desarrollo, estamos todavía muy lejos de obtener una real gobernanza.

Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Un Comentario en “Los cambios en el gabinete”

  1. Juventino Rodarte Solís

    Los cambios en el gabinete tan anunciados, me recuerda el cuentecillo del pastor que en varias ocasiones asustaba a los aldeanos con la amenaza del lobo que nunca aparecía pues era una simple mentira de aquel para divertirse de los vecinos de la aldea, pero cuando realmente vino el lobo nadie le creyó y el lobo diezmo el hato ovino bajo su vigilancia.

    Así ahora se vislumbran cambios pero no llegan, y cuando los cambios ocurra, solamente será para que todo siga igual tal y como lo plantea el maestro Alberto de la Rosa

    Reply

Deja una respuesta en Juventino Rodarte Solís

  • (will not be published)