Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Los enemigos de José Ramón Enríquez

img_0446.jpg

José Ramón Enríquez Herrera ha abierto un tercer frente político en su contra y se trata de los empresarios locales adheridos al Consejo Coordinador Empresarial, pues ha implementado una estrategia de ataques sistemáticos y reiterados en contra del presidente de este organismo, Jaime Mijares Salum.

Los dos frentes adversos que adquirió con anterioridad, fue con el senador Ismael Hernández Deras, cuyo enfrentamiento se incrementó en la campaña electoral de hace tres años, cuando el ahora alcalde competía por una diputación federal y colocó un anuncio panorámico donde proclamaba un alto a la corrupción y equiparaba a La China Hernández con una ratita.

El otro frente es con el gobernador del estado, quien ha sabido sobrellevar políticamente esta situación, con mucha mano izquierda, sin caer en provocaciones; solamente le hizo saber en el evento donde estuvo presente Idelfonso Guajardo de apoyo a los locatarios del Mercado Gómez Palacio, que el único afectado de la división de los gobiernos es la sociedad; en cambio, cuando trabajan unidos los resultados son evidentes como fue el caso del apoyo a los damnificados por el incendio del Mercado, mediante programas que contemplan la aportación de los tres órdenes de gobierno.

Recientemente, el alcalde capitalino enfiló sus baterías en contra del presidente del Consejo Coordinador Empresarial, con quien llevaba una relación cordial hasta que empezó a aparecer en la palestra político-electoral al haberse registrado como precandidato a diputado local por el PAN en el quinto distrito local.

En este pleito, el que pierde más es Enríquez Herrera, veamos por qué:

En primer lugar, ante la opinión pública no les ha ido muy bien al presidente municipal, a sus asesores y seguidores, porque la pregunta constante es por qué no se hicieron acciones desde el primer día de su gobierno; igualmente el activista social que en redes sociales lo cuestionan por qué no se plantó en Distrito Hampton desde que empezó a derribarse el antiguo centro de salud así como las instalaciones del DIF Estatal.

En segundo lugar, el oftalmólogo se echó en contra a los empresarios internacionales, nacionales y locales, que al ver ese tipo de reacciones, no solamente espanta futuras inversiones en la Ciudad de Durango, sino a sus futuras campañas políticas; los hombres del dinero se encargarán de operar en su contra en el caso de que aspire a otros cargos en comicios futuros.

Y es que si el objetivo de esta decisión era sembrar temor, el alcalde lo consiguió. En el humor social se percibe si eso se hace en contra de Jaime Mijares, que es un joven magnate, líder empresarial, qué podrá esperar un ciudadano de a pie.

Como podemos apreciar, el oftalmólogo no necesita de teorías del caos o conspirativas, dado que sus ímpetus, la falta de control de sus emociones y su protagonismo, son sus principales enemigos; amén de que se rodea de personas que no son capaces de aconsejarlo bien, sino seguirle la corriente en aras de mantener el sueldo, ya que no se han dado cuenta que han hecho mártir de la democracia a Jaime Mijares y es el principal beneficiado de la percepción de que el alcalde capitalino no lo quiere dejar llegar a una curul al Congreso del Estado; si el electorado del quinto distrito no ubicaba bien a Jaime, pues con esa campaña negativa consiguió que lo voltearan a ver y obtener posicionamiento.

Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)