Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Los escenarios de Aispuro


Ayer se llevó a cabo el informe de la Mesa Directiva del Senado de la República, encabezada por el perredista Miguel Barbosa y el debate en los pasillos de la cámara alta estribó en quién recaerá ahora la presidencia de este órgano legislativo. Entre los propios legisladores avizoran dos finalistas: Roberto Gil Zuarth y José Rosas Aispuro Torres, ambos de la bancada del PAN, partido que por acuerdo de las demás fracciones le corresponde tener la presidencia para este año legislativo.
Las percepciones le favorecen al legislador duranguense pues es bien visto tanto por sus compañeros de partido como por las otras fuerzas políticas representadas en la Cámara de Senadores, específicamente el PRI y el PRD.
En cuanto a los juegos internos del blanquiazul, Roberto Gil, es observado con recelo por su cercanía con el equipo de Felipe Calderón y Ernesto Cordero; de manera que los grupos de interés la piensan dos veces en conceder esta posición al equipo del expresidente de la República, quien se ha convertido en el antagónico del grupo dominante del PAN en México.
En contraste, ven con buenos ojos a Aispuro Torres, quien ha tenido un comportamiento institucional y ha sabido transitar con Cordero, Gustavo Madero y el propio Ricardo Anaya, de quien se convirtió en el principal activo de su campaña en el estado de Durango.
Por otro lado, Aispuro, tiene ascendencia con la bancada del PRD. Tuvo comunicación fluida con Manuel Camacho y ahora con Miguel Barbosa, quien de acuerdo a versiones no oficiales, le manifestó su apoyo para que fuera su sucesor cuando hicieron un viaje al Continente Asiático.
Mientras tanto, en el PRI, es de todos conocida la añeja relación de amistad que Rosas Aispuro tiene con Emilio Gamboa Patrón y con otros senadores de peso político, dado que construyó relaciones con ellos en las dos ocasiones que fue diputado federal por el tricolor. Además, el panista duranguense, ha realizado un papel de hilo conductor de las tres principales bancadas en la construcción de acuerdos para la aprobación de las reformas estructurales, por eso es que ha fungido como Vicepresidente de la Mesa Directiva en los últimos tres años consecutivos.
Como podemos apreciar, Aispuro se encuentra prácticamente en la antesala de convertirse en Presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República y a la postre, convertirse en un actor político nacional en donde pudiera comenzar su posicionamiento para consolidar su carrera en las altas esferas del poder en México y es en donde surge la siguiente incógnita: ¿Se quedará un año con los reflectores nacionales e internacionales o los cambiará para irse a su estado natal a competir por segunda ocasión por la gubernatura?
Quizá por esta razón es que se observa a Rosas Aispuro demasiado tranquilo, no tan obsesionado como hace seis años de la posibilidad de convertirse en gobernador de Durango y esto ha obedecido a que muchos comenten que ya no le interesa; otros que ya no le quita el sueño; otros que ya la tiene amarrada producto de las famosas concertacesiones y otros que se quedará a disfrutar de su presencia nacional desde la Mesa Directiva del Senado.
Quizá la tranquilidad de Aispuro se debe en gran medida en que prácticamente tiene la presidencia de la Mesa Directiva y en segundo lugar, que tiene ya en la bolsa la candidatura a gobernador de Durango y que goza de un posicionamiento estatal desde la más alta tribunal del país pero, también debe estar consciente que el PRI tiene un enorme aparato estatal, bien aceitado, afinado, trabajando de tiempo de completo y que solamente le falta saber quién será designado como candidata o candidato así que en caso de tomar la decisión de buscar nuevamente la gubernatura, le espera un escenario competido porque además del Revolucionario Institucional se le sumará la fuerza política de Morena en donde Iván Ramírez u otro cuadro emanado de la sociedad civil, hará campaña de la mano de López Obrador sin omitir la posibilidad de un candidato independiente como Adán Soria o Héctor Arreola que podrían dividir el pastel de la votación y generar así un escenario electoralmente complicado.
Lo interesante es que cada día falta poco para que se desaten formalmente los juegos de la sucesión, por lo pronto estamos presenciando puros ejercicios de calistenia.

@MtroDelaRosa
lecturaspoliticas.com

Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)