Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Los escenarios de Gonzalo

foto tomada del portal de Garza Limón
El Partido del Trabajo se resiste a perder su registro nacional, por ello acude a todos los medios legales, políticos y mediáticos para defenderse cual ‘gato bocarriba’ sobretodo por los intereses políticos y económicos que representa hoy en día mantener un partido.
Sin embargo, el destino del PT atrae especial atención para Durango, específicamente en la capital, la cual ha sido uno de sus bastiones históricos con su único líder moral que quedó después de tantas batallas como lo es Alejandro González Yáñez, mejor conocido en el mundillo de la política como Gonzalo Yáñez, quien quedará huérfano de partido por lo que tendrá que buscar cobijo en el PRD porque en Morena o en Movimiento Ciudadano es remota la posibilidad de que lo quieran aceptar Carlos Medina y el Dr. Enríquez o bien, andar sin la dependencia de un partido.

Si a nivel nacional la supervivencia del PT es lejana porque el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación ha ido desechando sus pocas posibilidades, en el plano local este partido no se podrá acoger a la gracia que le concede la Ley General de Partidos Políticos de convertirse en partido político estatal.

Muchos están pensando que el PT será igual que el Partido Duranguense como instituto político estatal y esa será la manera en que pueda seguir vigente Gonzalo, pues debemos advertir que no será así porque el partido de la estrella no cumple con la totalidad de los requisitos que marca el artículo 95.5 de la Ley de Partidos; le falta solamente uno y es el haber postulado candidatos propios en la mitad de los ayuntamientos en la elección local 2013.

El Partido del Trabajo sí alcanzó el tres por ciento de la votación válida emitida en 2013, por eso pudo contar con un espacio de representación proporcional en el Congreso del Estado así como regidurías en diferentes ayuntamientos pero solamente registró dos planillas por haber ido en coalición de facto con el Partido Acción Nacional.

Gonzalo debe estar arrepentido de haber realizado ese experimento, que siempre estuvo accidentado porque no llevaba el consenso de la mayoría de los militantes del PAN y que pese a ser aprobada por el Consejo Electoral del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana, fue declarada inválida por la Sala Regional Guadalajara del Tribunal Electoral, motivo por el cual decidieron mantener su unión sin reconocimiento legal.

La idea de Gonzalo Yáñez fue no registrar candidatos en los municipios para que todas sus estructuras se dedicaran a apoyar a los candidatos registrados por el PAN pero esa decisión ahora le trajo la consecuencia de no contar con todos los presupuestos legales para vivir solamente de las prerrogativas estatales y estar en condiciones de volver a ser decisivo para las elecciones que se avecinan.

No olvidemos que Gonzalo fue decisivo para la elección 2010 pues se salió de la mega coalición opositora que postuló a José Rosas Aispuro Torres por el conflicto de intereses que tuvo con Rodolfo Dorador en cuanto a la candidatura a la presidencia municipal de Durango y finalmente, el PT le vino a restar votos a la entonces coalición Durango Nos Une.

Y es que aquí lo trascendente no es el PT sino Gonzalo, porque finalmente la fuerza electoral y el liderazgo es de él, que si bien ya se encuentra desgastado por tantas elecciones en las que ha participado, fácilmente representa 20 mil votos que pueden ser decisivos para un proceso electoral y su presencia entre las clases populares no se puede demeritar así que será interesante saber qué escenarios le esperarían.

El aún petista pudiera ponerse a las órdenes de algún aspirante fuerte a la gubernatura para negociar su capital electoral o bien, considerar participar por la vía independiente como candidato a alcalde o diputado local por un distrito en donde tenga fuerte presencia; este último escenario es complicado por las trabas legales y en caso de insistir tendría que someterse a arduos litigios en los tribunales electorales para tumbar todos los candados legales que el Congreso de Durango fijó a las candidaturas independientes para hacerlas inaccesibles a los políticos profesionales como es su caso.

Así pues, podemos concluir que estamos ante dos escenarios para Gonzalo Yáñez: su jubilación de la política local en donde se retiraría a administrar los CADI o bien reinventarse en la política como candidato independiente o aliarse a otro actor político para compartir una causa que le permita seguir vigente.
@MtroDelaRosa

lecturaspoliticas.com

Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Sin Comentarios

¿Te gusto este artículo? deja un comentario...

Deja una respuesta

  • (will not be published)