Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Los escritores fantasmas de los políticos 


Escribir es una tarea ardua, difícil, laboriosa y no cualquiera lo hace bien. 

Hay personas que hablan muy bonito pero se les dificulta hilar una oración en papel, al que muchas veces lo consideran un infierno blanco, pues estar ante una hoja inmaculada borra ideas ordenadas. 

Sin embargo hay personas que pese a estar negadas a escribir lo quieren intentar, aunque tengan severos problemas de ortografía y sintaxis; es algo parecido a las personas que les gusta mucho la música y no tienen aptitudes para ejecutar un instrumento, pero siguen intentando sacar notas desafinadas. 

Traigo esto a colación porque la escritura se ha convertido en un escaparate de vigencia para los políticos, piensan que redactar libros o artículos en los periódicos les da un aire de intelectualidad y obtener así un posicionamiento político. 

No obstante, en la actualidad conocemos la mediocridad que impera en la clase política mexicana, pues tenemos políticos incultos, que no les gusta ilustrarse y solamente se dedican a la grilla y a los negocios; por ello es que se descarta que tengan la capacidad para hilar una frase y más en estos tiempos, en que se acostumbra que los despachos y consultores políticos hacen todo por ellos.

Para el tema que nos ocupa, los políticos contratan los denominados escritores fantasmas, que no son otra cosa más que personas dedicadas en cuerpo y alma a plasmar ideas por escrito, y que por necesidades económicas prestan su pensamiento y su pluma para hacer lucir a personajes encumbrados.

Esto lo pudimos observar con el libro que supuestamente escribió el actual presidente de la República y que tuvo el atrevimiento de presentarlo en la Feria Internacional del Libro que año con año se realiza en la capital del estado de Jalisco. En esta ocasión cuando un periodista le pregunta a Enrique Peña Nieto cuáles son los tres libros que han marcado su vida, el entonces candidato presidencial cometió un gazapo que lo dejó ante la opinión pública como un digno representante de la estulticia, de lo cual se dedujo que tuvo que acudir a un experto para que redactara el libro en su nombre y representación. 

Lo mismo sucede con las obras bibliográficas de Andrés Manuel López Obrador, Felipe Calderón Hinojosa y y ahora, con la de Rafael Moreno Valle, aspirante del PAN a la Presidencia de México.

El ex gobernador de Puebla tuvo que contratar los servicios de un editor y de un escritor fantasma para fabricar un libro, que no es otra cosa más que un culto a su personalidad y cuyo objetivo, es incurrir en los disfrazados actos de campaña al publicitar y sobreexponer dicho producto con fines meramente electorales.

Rafael Moreno, ha sido exculpado por las distintas salas del organismo especializado en la justicia electoral porque ha sabido cuidar cada uno de los elementos gráficos y expresiones en la publicidad es un libro, la cual aparentemente corre a cargo de Miguel Angel Porrúa; y son otros los que dicen que el poblano quiere ser presidente de México. Todos estos actos son la mejor manera de darle vuelta a la norma que pretende regular los actos anticipados de campaña.

Como podemos darnos cuenta, si el oficio de escritor es ingrato, es aún más el de escritor fantasma porque son otros quienes se llevan los aplausos y las ovaciones. El redactor fantasmagórico tendrá que llegar a casa sólo con un fajo de billetes pero sin los laureles de la satisfacción de brillar en el mundo de las letras; quizá jamás vea que uno de sus libros se ha comentado por el el lustre Catón, como es el caso del aspirante presidencial.

Mi padre fue escritor fantasma por más de 20 años de un personaje de la comunicación local, y cuando cayó en cama, ese sujeto nunca habló para preguntar por su estado de salud, como ya no podía escribirle sus sesudos artículos recurrió a otro fantasma, por eso vaya un homenaje a todos aquellos adalides de la pluma que trabajan en las tinieblas para que otros brillen en la luz. 

Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Un Comentario en “Los escritores fantasmas de los políticos ”

  1. Juventino Rodarte Solís.

    Muy completo su artículo matizado con el toque sentimental de la cita de El Ramadán.-

    Reply

Deja una respuesta

  • (will not be published)