Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Los sucesores de Apolonio Betancourt

  Apolonio Betancourt Ruiz ha controlado el Poder Judicial del Estado como nadie en su historia, ni siquiera José Hugo Martínez Ortiz que era cuñado del gobernador de ese entonces, Ángel Sergio Guerrero Mier.El magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia, ha demostrado poseer una habilidad sin precedentes, pues ha transitado entre la labor jurisdiccional y de la administración pública estatal sin perder su calidad de magistrado inamovible; el tener margen de maniobra por parte del ejecutivo, le ha permitido innovar la impartición de justicia al implementar los juicios orales en el ramo penal y próximamente en el familiar así como la creación de tribunales especializados sin omitir la incorporación de entes jurisdiccionales autónomos a la esfera del Poder Judicial hasta pasar a la impartición de educación de posgrados como fue la creación de su Universidad Judicial, la cual tiene el respaldo de universidades de prestigio como son la UNAM y la Universidad Panamericana.

En 2013, Apolonio Betancourt, concluía su gestión como presidente del Tribunal de Justicia, pues había cumplido los dos periodos sin posibilidad de reelección que contemplaba la Ley Orgánica del Poder Judicial del Estado de Durango y en la víspera de ese acontecimiento, convocó al pleno de magistrados para enviar una iniciativa de reforma al Congreso del Estado, en donde se fijaba un nuevo periodo de seis años para el cargo de presidente del Tribunal, la cual fue aprobada y al momento de celebrarse la elección correspondiente, las magistradas y magistrados, eligieron al doctor Betancourt para un nuevo periodo de seis años, de manera que concluirá su mandato en 2019.

Apolonio es un hombre visionario, sabe perfectamente que su permanencia no será tan holgada luego de las definiciones políticas del año próximo, en donde se ha acostumbrado que el titular del poder ejecutivo nombre a alguien afín a él en la presidencia del Tribunal Superior de Justicia y en la reciente conformación de magistrados del nuevo sistema de justicia penal, colocó piezas interesantes que pudieran cubrirlo en el supuesto de que por razones políticas no se le permitiera cumplir su periodo transexenal, pues cualquiera de ellos apelará a la carrera judicial.

Si en 2016 o en delante, las cosas se complican para Betancour Ruiz o bien busca otros horizontes como la política representativa o universitaria, ¿quiénes podrían sucederlo? Vamos a citar los nombres en ese orden de posibilidades:

JESÚS JULIÁN RODRÍGUEZ CABRAL

Es dos veces doctor en derecho, graduado por la UJED y por la Universidad Judicial; en los últimos tres años se ha convertido en el alter ego del magistrado presidente pues muchas decisiones de alto nivel operativo pasan por su incumbencia. Ha tenido una carrera judicial meteórica como juez oral, secretario del Pleno, consejero de la judicatura, director del Organismo Implementador de la Reforma Penal y ahora como magistrado.

RAMÓN GIL CARREÓN GALLEGOS

Llenó el vacío de operación jurídico-política que dejó Hugo Rosales Badillo. Armó un grupo fuerte desde la Facultad de Derecho de la UJED de la mano con Raúl Montoya Zamora. Fue el artífice de la construcción de la Nueva Constitución de Durango y de la Nueva Ley Orgánica de la Universidad Juárez. Se ha consolidado como líder académico a nivel internacional, de modo que podría ser visto en la presidencia del Tribunal de Justicia por si Apolonio busca otros lares.

LUIS TOMÁS CASTRO HIDALGO

El haber desempeñado el cargo de rector de la UJED le ha dado cierto estatus social que bien pudiera ser tomado en cuenta por si llegara a ocupar la presidencia del Tribunal; guardada la proporción, se ha fabricado un halo similar a los de Carlos Galindo y José Hugo Martínez, que les daba cliché el que los maestros de ceremonias los presentaran como ‘rectores en su tiempo’.
Como podemos apreciar, Apolonio no ha dejado cabos sueltos por si tendría que dejar la presidencia del Tribunal Superior de Justicia ya sea para buscar objetivos políticos o académicos y así, seguir manteniendo su influencia en el Poder Judicial de Durango.

Escrito por Alberto de la Rosa

Articulista del Periódico Victoria de Durango y estudioso del derecho electoral.

Un Comentario en “Los sucesores de Apolonio Betancourt”

Deja una respuesta

  • (will not be published)